• Las mujeres representan casi el 50% de la fuerza laboral en el campo; sin embargo, solo ocupan menos del 15% de puestos como especialistas de extensión técnica agrícola a nivel nacional (Instituto Nacional de Innovación Agraria – INIA).
  • Ella Alimenta al Mundo (EAM) es un programa de CARE y PepsiCo enfocado en el uso y gestión sostenible de los recursos naturales: la tierra, el agua y la agrobiodiversidad, elementos fundamentales para el éxito y funcionamiento de los sistemas alimentarios.

Las mujeres en la agricultura a lo largo de la historia, han jugado un rol importante en la preservación, transmisión e innovación de conocimientos y prácticas que permitieron la seguridad alimentaria de millones de familias alrededor del mundo. En el Perú, los sistemas agrícolas familiares nunca se detuvieron durante la pandemia provocada por la COVID-19. Miles de mujeres, a pesar de las diferentes barreras socioeconómicas y discriminatorias, continuaron de alguna manera suministrando alimentos frescos, inocuos y a precios accesibles a distintos mercados. Todo esto, gracias al conocimiento acumulado y heredado de generación en generación por mujeres agricultoras de nuestro país.

En este sentido, el proyecto “Ella Alimenta al Mundo”, busca revalorar los conocimiento y aportes de las mujeres en la agricultura agregando valor a través de la innovación y de la generación de nuevas oportunidades económicas para su inserción progresiva en mercados cada vez más competitivos y de esa forma reducir la brecha entre hombres y mujeres dedicadas a las labores técnicas y de extensión agraria. Una de las estrategias implementadas para contribuir a la sostenibilidad de la intervención es la formación de “Promotoras de la Competitividad Agraria”, son 120 mujeres de las regiones de Lima (Pachacamac); Ica (Subtanjalla y los Molinos) y Piura (Sullana), que han destacado en sus actividades agropecuarias y liderazgo dentro de las organizaciones de productores de pequeña escala.

El equipo del proyecto logró identificar necesidades de capacitación y fortalecimiento de competencias por parte de las mujeres agricultoras que demandan mayor igualdad de oportunidades en el sector agricultura, en base a este diagnóstico se vienen implementando jornadas teórico-prácticas de capacitación y entrenamiento, teniendo en cuenta su nivel educativo y aplicando metodologías de aprendizaje para adultos, en esta iniciativa, contamos con el apoyo y participación de especialistas destacados del sector público como SENASA, INIA, AGRORURAL, consultores privados y universidades como la USIL, Universidad de Piura, entre otras.

El perfil de las Promotoras de la Competitividad

  • Son mujeres que tienen entre 27 a 40 años de edad, la mayoría cuenta con educación secundaria, y radican en la zona donde trabajan sus cultivos.
  • Gozan de legitimidad social y son reconocidas por destacar competitivamente en sus actividades agropecuarias. 
  • Son lideresas innatas con alta vocación de servicio, promueven el desarrollo de capacidades técnicas y comerciales de sus socias y comunidades aledañas y manejan tecnologías mejoradas respecto al manejo de las cadenas agroalimentarias y/o líneas de producción priorizadas.
  • Cuentan con habilidades empresariales y financieras básicas y promueven la articulación comercial en nuevos puntos de ventas y ferias y gestionan ante instituciones público-privada servicios de apoyo financiero y no financiero para beneficiar las actividades de sus socias pensando en la competitividad.

Mayor inclusión e igualdad en la agricultura, economía más competitiva

La importancia de involucrar a más mujeres en la extensión y asistencia técnica agrícola radica en que pone a disposición de las familias de escasos recursos, el acceso a conocimientos técnico-productivos locales para el desarrollo de actividades económicas agropecuarias. De esta manera, las Promotoras de la Competitividad Agraria están siendo capacitadas para impartir asistencia técnica en la gestión de suelos, uso eficiente del agua y el manejo de cultivos como las hortalizas, fresas, palta, camote, limones, banano y la crianza de animales menores como porcinos, cuyes y aves de postura.

Finalmente, el proceso de formación de Promotoras de la Competitividad Agraria es parte de la estrategia de escalamiento y multiplicación del impacto del proyecto, y una forma de avanzar hacia el empoderamiento económico de las mujeres lideresas, en tanto permite generar un nuevo mercado de asistencia técnica privada con enfoque social e intercultural, donde mujeres talentosas, logran insertarse activamente en cadenas productivas de mayor valor, beneficiar a sus socias y comunidades y buscar cada vez, mayores niveles de productividad y rentabilidad en las actividades agropecuarias que desarrollan y promueven.  

Inspirado por el alto compromiso social, las Promotoras de la Competitividad Agraria representan una alternativa eficaz para muchas familias rurales excluidas y con limitaciones de acceso a los servicios de asistencia técnica, servicios financieros y oportunidades de mercado, constituyéndose en verdaderas agentes de cambio y excelentes articuladoras de núcleos y organizaciones de mujeres con el sector público y privado, con base en el reconocimiento social y retribución a sus conocimientos técnicos y científicos en la agricultura que el proyecto viene potenciando.

Auditados por
Ernst & Young

CARE Perú obtuvo el certificado de homologación por 3 años a solicitud de Compañía Minera Antamina en marzo de 2021