Según el Ministerio de la Producción, desde el 2020, se incrementa la probabilidad hasta en más del 10% que las mujeres creen sus propios emprendimientos si viven en hogares donde ya existían emprendimientos de otras mujeres. 

En el Perú existen diferentes empresas y negocios que han sido gestados de forma familiar. También, muchas mujeres emprendedoras se han unido para formar sus asociaciones y trabajar en conjunto. Sin embargo, estos emprendimientos enfrentan diferentes retos a lo largo de los años como el acceso a productos financieros, brechas digitales, entre otros. Ante ello, el proyecto Mujeres Resilientes, ejecutado por CARE Perú y el Grupo Scotiabank, contribuye a la reactivación económica e inclusión financiera de más mujeres emprendedoras.  

Tras dos años de intervención en Lima, Arequipa y La Libertad, el proyecto ha logrado incrementar en un 117% los ingresos económicos de 1100 emprendedoras. A continuación, presentamos la historia de la empresa familiar arequipeña Artesanías Suni Condori a través de sus protagonistas: Natividad y Mirian, madre e hija emprendedoras. 

Saberes que pasan de generación en generación  

El arte que realiza la familia Suni Condori nació desde las abuelas y los abuelos. La madre de Natividad -y abuela de Mirian- realizaba trajes típicos con máquina de manilla y mechero para poder sostener a su familia, ya que mediante el trueque los intercambiaba por alimentos durante los años 60.

“Desde muy pequeña jugaba con los retazos que sobraban del trabajo de mi mamá y trataba de hacer costuras. Soñaba que al crecer pueda hacer trajes tan bonitos como los de ella. Luego, cuando me casé con mi esposo, aprendí mucho más porque él también nació en una familia de artesanos”, comenta Natividad.  

Asistían a las fiestas patronales del Colca para vender los trajes en fechas que homenajeaban a la Virgen de Concepción y donde se danzaba el wititi o danza del amor. El bordado realizado por la familia Suni Condori es proveniente de los estilos Cabana y Collagua que se refieren a los márgenes izquierda y derecha en el valle del Colca. Ambos estilos se diferencian en el bordado, pero muestran de forma colorida la flora y fauna existente en la región. A la par con este valor cultural, el trabajo de Natividad también presenta un valor emocional para ella.  

“Sí he experimentado y vivido circunstancias difíciles, pero en cada puntada que hago siento que nace nuevamente mi corazón”, nos cuenta Natividad.  

Posteriormente, desde que nació su hija Mirian, se rodeó de las costumbres, tradiciones y cultura que aprendió de antecesores. A medida que crecía, aprendió a hacer los cantos, el coloreado y bordado en los trajes.  

Junto a mi hermana y hermano, quien falleció unos años después, aprendí a bordar y crear trajes y diseños según lo que pedían mis clientes como souvenirs, artículos decorativos, trajes para santos, cuadros, caminos de mesa, vestidos, entre otros. En familia asumíamos el reto de hacer nuevos diseños, siempre conversando y compartiendo ideas entre todos”, comenta Mirian. 

Actualmente, la menor hija de Mirian también está adoptando el legado y arte que traspasó de generación en generación. Tanto Mirian como Natividad piensan que, al pasar estos conocimientos y arte de sus manos a otras manos, se aseguran de que así siga latiendo.  Es así como Artesanías Suni Condori nos muestra que las mujeres emprendedoras inspiran a más mujeres a emprender negocios, sobre todo cuando dentro de las familias existen saberes que se traspasan de generación en generación. 

El reto de la formalización y financiamiento 

Mirian y Natividad son participantes del proyecto Mujeres Resilientes con el cual lograron formalizar su emprendimiento y contar con RUC para poder realizar pedidos más grandes a otras empresas. Ambas consideraban que el proceso de formalización era tedioso y complicado, pero con el apoyo del equipo del proyecto pudieron gestionarlo. Además, fueron ganadoras del Concurso Reactiva Emprendedora, con el cual recibieron hasta S/10,000 en activos de producción.  

De esta forma, pudieron comprar y modernizar sus máquinas de coser para mejorar y producir en mayor cantidad. Asimismo, la digitalización también presentó complicaciones en su emprendimiento, sobre todo para Natividad, quien se esforzó por aprender a usar Zoom para ingresar a sus capacitaciones virtuales. Por otro lado, Mirian y su otra hermana emplearon las redes sociales para difundir el trabajo de Suni Condori.  

Si deseas adquirir los productos de la familia, puedes ingresar a su página de Facebook https://www.facebook.com/profile.php?id=100063889342027  

Acerca de CARE Perú 

CARE Perú es una organización internacional que trabaja en más de 100 países. Tiene más de 75 años de experiencia alrededor del mundo y 51 años impulsando la igualdad de oportunidades de las niñas, jóvenes y mujeres en el Perú. Desde CARE Perú se construye un mundo de esperanza, tolerancia y justicia social, donde la pobreza haya sido vencida y todas las personas vivan con dignidad y seguridad. En todas sus intervenciones, a nivel mundial, colocan a las niñas y mujeres en el centro de sus proyectos, debido a que, para terminar con la pobreza, todas las personas deben tener los mismos derechos y oportunidades. Conoce más de su trabajo en www.care.org.pe 

Acerca de Scotiabank 

Scotiabank es un banco líder en las Américas. Inspirándonos en nuestro propósito corporativo, “por nuestro futuro”, ayudamos a nuestros clientes, sus familias y sus comunidades a lograr el éxito a través de una completa gama de asesoría, productos y servicios en los sectores de banca personal y comercial, gestión patrimonial, banca privada, corporativa y de inversión, y mercados de capital. Con un equipo de más de 90,000 empleados y alrededor de $1.3 billones en activos (al 31 de julio de 2022), Scotiabank cotiza sus acciones en la Bolsa de Valores de Toronto (TSX: BNS) y la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE: BNS). Para obtener más información, visite http://www.scotiabank.com y síganos en Twitter @ScotiabankViews.

Auditados por
Ernst & Young

CARE Perú obtuvo el certificado de homologación por 3 años a solicitud de Compañía Minera Antamina en marzo de 2021