Maria Ochoa es una lideresa social, empresaria y criadora de porcinos del valle de Pachacamac. Ella empezó a vincularse con el equipo de CARE Perú a través de un proyecto pequeño donde participaron 10 mujeres de la zona. Esta iniciativa fue un piloto para el mejoramiento de las condiciones de sanidad en la crianza de cerdos, articulación comercial y organización de productores agropecuarios del valle. 

“Hasta ahora es una batalla, de todos los días. Los hombres muchas veces nos dicen que no podemos o que nos dediquemos a otras cosas: parece una competencia. Pero estamos revertiendo esa situación. Ya muchas socias tienen en sus parejas a sus mejores aliados y participan del negocio. La idea es llegar a trabajar de la mano juntos y distribuirnos las tareas”, menciona la emprendedora.

Durante este proceso, ella fue elegida como la primera presidenta de la Asociación Cerditos Felices, jugando un rol importante entres sus compañeras y compañeros en la promoción de capacitaciones para la tecnificación y mejora de la calidad en sus procesos productivos. De esta forma, las mujeres de la asociación lograron incrementar sus ingresos económicos, aportando a mejorar la calidad de vida de sus familias. Al mismo tiempo, se redujeron los niveles de contaminación en la zona a través de la implementación de biodigestores para la producción de biol empleado en cultivos orgánicos. 

Inicialmente participaron 10 familias con el piloto que duró 5 meses y luego, con el inicio de actividades del proyecto Ella Alimenta al Mundo, lograron ampliar su atención a 200 familias de la zona. En este punto, María apoyó en la creación y desarrollo de 4 asociaciones adicionales, donde finalmente fue reconocida como la lideresa de todo este movimiento empresarial en el Valle de Pachacamac. 

“Los retos han sido principalmente darle soporte a las socias para poder implementar los cambios en la forma en que manejábamos el negocio, no solo ser criadoras, sino una asociación con altos niveles de calidad. Ha sido un trabajo laborioso con cada una de ellas: la primera tarea era cumplir con todas las expectativas de los clientes y cerrar los contratos. Luego empezamos a ser convocadas a más ferias y por último estamos entrando a la venta a través de redes sociales. Nuestra reputación es lo más importante y cada una de nosotras es embajadora de nuestra marca.”

Durante la pandemia, María fue la principal impulsora de buscar romper esquemas en la gestión de la asociación porcicultura, planteando estrategias de venta a través de redes sociales. Asimismo, logró tener una presencia importante en las ferias agroecológicas del distrito y en otras zonas de Lima, vinculándose directamente con el MIDAGRI. Ella es ejemplo de liderazgo y participa en la mesa de concertación agropecuaria de Pachacamac.

Auditados por
Ernst & Young

CARE Perú obtuvo el certificado de homologación por 3 años a solicitud de Compañía Minera Antamina en marzo de 2021