Ad
Ad
Ad
Nutrición

Cinco líneas de trabajo fundamentales para la protección de la alimentación y nutrición infantil durante la COVID-19

Pinterest LinkedIn Tumblr

La anemia y la desnutrición crónica infantil son problemas de salud pública que afectan, principalmente, a poblaciones vulnerables. En los últimos 12 años, el Perú ha logrado avances significativos en su reducción. Datos más específicos indican que, de 2007[1] a 2019[2], la desnutrición crónica infantil pasó de 28,5% a 12,2%, mientras que la anemia disminuyó de 56,8% a 40,6% en niñas y niños menores de 3 años.

Lamentablemente, la pandemia por la COVID-19 ha agudizado muchos de los problemas preexistentes, sobre todo los que tienen que ver con la alimentación saludable. La emergencia nacional y el aislamiento social han afectado a todos los peruanos en diferentes aspectos. Por un lado, el desempleo y la pobreza se han incrementado, y los servicios de salud han colapsado. Por otro lado, se ha evidenciado la fragilidad de la seguridad alimentaria en el país; una prueba de ello son los problemas en el transporte, distribución y acceso a alimentos originados por la crisis.

En este contexto, es imprescindible multiplicar los esfuerzos para evitar retrocesos en los logros ya obtenidos y reducir, además, el impacto de la pandemia en la población, sobre todo en las familias vulnerables con niños menores de 3 años y con mujeres gestantes, que requieren especial protección.

Con el fin de guiar un trabajo conjunto y organizado en la lucha por la seguridad alimentaria y por la garantía de una nutrición adecuada durante la crisis actual, la Iniciativa contra la Desnutrición Infantil (IDI), exhorta a las autoridades y organizaciones a considerar las cinco líneas de trabajo siguientes:

1) Priorizar en la agenda pública, desde un enfoque de derechos, la nutrición y la dieta saludable de toda la población a nivel nacional, regional y local. Para esto, se debe considerar la diversidad de situaciones de vulnerabilidad alimentaria y priorizar a los sectores más vulnerables, como la primera infancia, adultos mayores, gestantes, comunidades nativas y población con discapacidad.

2) Atender la seguridad alimentaria nacional garantizando la producción de alimentos y su distribución. Asimismo, asegurar el acceso a una dieta saludable a partir de un ingreso mínimo universal y de la donación de canastas alimentarias balanceadas a las poblaciones en extrema pobreza.

3) Mantener la prioridad nutricional en la primera infancia, fortaleciendo la estrategia de desarrollo infantil temprano a partir de la reactivación de las atenciones integrales en el primer nivel de salud, así como de la ampliación del trabajo promocional en alimentación, nutrición y cuidado niñas, niños y gestantes.

4) Trabajar en la prevención y el manejo oportuno de las enfermedades prevalentes que contribuyen a la malnutrición de la población. Para esto, es a su vez necesario centrarse en la promoción de las buenas prácticas de alimentación, cuidado e higiene, impulsando el trabajo multisectorial con la participación de la sociedad civil organizada.

5) Mejorar la calidad y eficacia de la gestión en los temas prioritarios de atención a la nutrición de la población, potenciando estrategias innovadoras que incorporen nuevas herramientas tecnológicas para crear soluciones, así como para evaluar la situación nutricional y alimentaria. Además, se debe garantizar el presupuesto y las medidas fiscales necesarias para su funcionamiento.

La IDI se compromete a contribuir en la implementación de estos lineamientos y hace un llamado a todas las instancias del Gobierno, de la sociedad civil y del sector privado para avanzar en esta dirección. Si bien la pandemia plantea exigencias extraordinarias, también brinda la oportunidad de responder a la deuda que se tiene con las poblaciones más vulnerables, para asegurar su legítimo derecho a una nutrición y alimentación saludable.

Sobre la Iniciativa contra la Desnutrición Infantil (IDI)

La Iniciativa contra la Desnutrición Infantil (IDI) es una alianza que nació en el 2006 para incidir en la lucha contra la desnutrición infantil entre los candidatos presidenciales de ese año. Hoy, está conformada por más de 10 instituciones que trabajan juntas por el mismo objetivo: un Perú libre de anemia y desnutrición.

A lo largo de estos años la IDI ha hecho visible y ha posicionado el problema de la desnutrición infantil en la agenda pública. Además, ha comprometido la voluntad de autoridades nacionales, regionales y locales para enfrentarlo y convertirlo en el eje ordenador de la articulación de los programas sociales de lucha contra la pobreza.

Actualmente, está conformada por los siguientes actores: Acción contra el Hambre, ADRA Perú, CARE Perú, CÁRITAS del Perú, ECLOSIO, Future Generations, Instituto de Investigación Nutricional, Management Sciences for Health Perú, Nutriedúcate Perú, Plan Internacional, PRISMA y World Vision Perú.

Para más información

Web: iniciativacontradesnutricion.org.pe

Facebook: IniciativaContralaDesnutricionInfantil


[1] ENDES 2007-2008

[2] ENDES 2019

Escribir un comentario