Ad
Ad
Ad
Justicia Social

CARE PERÚ: CREANDO JUSTICIA SOCIAL E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

Pinterest LinkedIn Tumblr

El Día de la Justicia Social se conmemora cada 20 de febrero con el propósito de promover la construcción de una sociedad donde todas las personas tengan las mismas oportunidades y derechos, garantizando el acceso a la educación, empleo digno, igualdad e inclusión social.

En los últimos años, la población venezolana se ha visto en la necesidad de migrar en busca de mejores oportunidades, debido a la situación económica, política y social que atraviesa su país de origen actualmente. Según el Banco Mundial, hasta la fecha, hay más de 1,2 millones de migrantes y refugiados venezolanos en el Perú.

La búsqueda por oportunidades laborales resulta compleja para todas las personas; sin embargo, las mujeres son quienes afrontan más retos para insertarse en el mercado laboral. Para muchas mujeres migrantes acceder a empleos dignos, con salarios adecuados y la protección necesaria, termina siendo un sueño inalcanzable, y en cambio, se exponen a la explotación laboral.

Sumado a esto, también afrontan situaciones de violencia basada en género, discriminación, xenofobia e hipersexualización. De acuerdo con el Análisis de Género de CARE Perú (2019), más del 15% de mujeres migrantes reportan como preocupación de seguridad, el acoso y la violencia sexual.

Alma Llanera: Protección y promoción de los derechos de migrantes

En nuestro compromiso por lograr la igualdad de género y tener una sociedad más justa, desde CARE Perú implentamos proyectos dirigidos a personas migrantes y/o refugiadas con el objetivo de brindarles asistencia humanitaria y promover sus medios de vida. En ese sentido, el proyecto Alma Llanera, promueve el acceso a servicios de salud y protección a la población migrante en estado de vulnerabilidad desde el 2019.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-6.png

Para promover su acceso a empleos dignos y a otras oportunidades de medios de vida sostenibles, las mujeres migrantes participan en talleres de empleabilidad y emprendimiento, donde fortalecen sus capacidades y reciben apoyo para iniciar sus propios proyectos de emprendimiento.

La crisis de la COVID-19 ha puesto en evidencia la necesidad de proteger los derechos de los grupos más vulnerables en el Perú, incluidos los migrantes y refugiados. La pandemia no solo pone en riesgo la integridad de su salud, sino que también tiene impactos sociales y económicos en esta población.

Nota relacionada: CARE PERÚ PRESENTA ESTUDIO SOBRE MUJERES MIGRANTES Y REFUGIADAS VENEZOLANAS Y SU INSERCIÓN EN EL MERCADO LABORAL PERUANO

Por esta razón, desde el inicio de la emergencia sanitaria, se han implementado diversos servicios de atención integral: protección para casos de violencia basada en género y/o trata de personas, orientación y derivación a servicios que brindan soporte psicológico o emocional, apoyo para el acceso de servicios de salud, orientación sobre regularización migratorio y actividades socioculturales de integración.

10,203 migrantes y refugiadas venezolanas, fueron informadas sobre sus derechos y su exigibilidad a servicios de protección y salud

4766 migrantes y refugiadas venezolanas, en situación de vulnerabilidad, que han accedido a servicios de orientación legal, salud y soporte psicosocial.

206 mujeres recibieron un capital inicial y 114 mujeres iniciaron sus emprendimientos​

Por otro lado, como parte de su objetivo de fomentar la integración peruano-venezolana y eliminar la xenofobia en nuestro país, el proyecto lanzó dos concursos para evidenciar las distintas experiencias enriquecedoras y positivas entre personas de ambas nacionalidades. Los concursos presentaron historias reales en las que se mostraron ejemplos de unión, dejando de lado prejuicios y estereotipos.

Video ganador del concurso por la integración

Alimenta su Fuerza: Seguridad alimentaria y nutrición en la emergencia

Una de las primeras acciones que lanzamos ante el decreto de la emergencia sanitaria en el país y la evidente necesidad de muchas peruanas y peruanos vulnerables, fue Alimenta su Fuerza. Esta iniciativa tiene como objetivo brindar un alimento diario y balanceado a miles de personas en estado de vulnerabilidad, a través de comedores populares en Lima.

Al inicio, los beneficiarios de esta campaña fueron peruanos y peruanas, y migrantes venezolanos que venían recibiendo un plato de comida nutritiva en comedores populares, respetando todas las medidas de seguridad e higiene requeridas para evitar contagios. En su segunda etapa, la iniciativa Alimenta su Fuerza unió esfuerzos junto a la campaña #YoMeSumo del BCP, para entregar juntos raciones de comida nutritiva diaria a 1,500 personas en 12 comedores populares.

Gracias al equipo conformado por una especialista en nutrición y promotores de campo, quienes evalúan la estructura de las raciones de comida diariamente, brindamos una adecuada nutrición a las familias. De esta manera, aseguramos que los platos estén elaborados con productos como menestras, cereales, carnes, frutas y verduras; así como alimentos que aporten nutrientes para prevenir la deficiencia de hierro.

De igual manera, se siguió un riguroso protocolo de seguridad para evitar el contagio y propagación del virus. Se realizó una fumigación integral por una empresa certificada por el MINSA, y las lideresas fueron capacitadas en temas de bioseguridad y manipulación de alimentos, para cada etapa del proceso de entrega.

2,945 personas recibieron un plato de comida al día
195,331 raciones entregadas en total
16 comedores populares en Cercado de Lima, Lurín y Villa El Salvador
115 socias de cocina capacitadas en nutrición, buenas prácticas, técnicas culinarias y habilidades socioemocionales

Las socias de cocina de los comedores populares cumplen un rol clave en este proyecto, que actualmente se encuentra en su tercera edición. Diariamente, muchas socias vecinales se organizan para administrar, preparar y distribuir platos de comida que benefician a las personas más necesitadas, especialmente a niñas, niños, madres y adultos mayores.

Además de las capacitaciones en buenas prácticas de manipulación de alimentos, protocolos de bioseguridad, nutrición y técnicas culinarias, han recibido capacitaciones en temas de liderazgo y clima laboral, trabajo en equipo y comunicación efectiva con el propósito de que fortalezcan sus habilidades socioemocionales. De esta manera, buscamos fortalecer la gestión y calidad de atención en los comedores populares, para garantizar la mejora continua y asegurar su sostenibilidad

KitCARE: kits de nutrición y reactivación económica local

Los KitCARE nacen con el propósito de llevar ayuda a las personas más vulnerables o poblaciones en riesgo durante emergencias. Son kits a la medida según las necesidades de las poblaciones a las que se le quiere dar un soporte tanto en su desarrollo personal como familiar.

Los KitCARE pueden ser de:

  • Nutrición: Contienen productos esenciales y asesorías por nutricionistas para que las familias aprendan a alimentarse mejor.
  • Salud y Protección: Contienen productos o elementos claves ante cualquier situación. Además, contienen información de prevención y guías prácticas para mantener una buena salud familiar.
  • Educación: Contienen materiales que ayudan a muchas niñas y niños a seguir desarrollándose, también brindan materiales didácticos elaborados por CARE Perú para proteger su desarrollo emocional y físico.
  • Emergencia: Cubrimos las necesidades de las personas que podrían verse más afectadas ante un evento de desastre o de poblaciones con alta vulnerabilidad.

En esta coyuntura, las familias en condición de vulnerabilidad son las más afectadas; por este motivo, CARE Perú, en alianza con Coca-Cola Perú, crearon el KitCARE para llevar información nutricional importante, consejos y recetas para promover una adecuada nutrición. El KitCARE también incluyó un vale de 95 soles para adquirir productos de primera necesidad en las bodegas cercanas afiliadas. De esta manera, contribuyó a aliviar la seguridad alimentaria de más de 3,800 personas en Lima, Piura, Junín y Arequipa.

Tanto las familias beneficiarias como los bodegueros fueron capacitados para conocer el proceso de canje de productos.  De esta manera, además de atender la necesidad, también reactivamos la economía a través de estas bodegas, creando un ecosistema productivo para las personas beneficiadas y los negocios.

Buenas prácticas en gestión de riesgos

La prevención y la preparación han demostrado ser las mejores estrategias para reducir la vulnerabilidad de las poblaciones en riesgo antes las emergencias y los desastres. Por esta razón, desde CARE Perú trabajamos para generar mecanismos, inversiones y protocolos de gestión, con un enfoque preventivo. Un ejemplo de ello es el Proyecto Rímac DRR

Este proyecto impulsado por CARE Perú y financiado por USAID, enseñó a las vecinas y vecinos del Rímac mecanismos de prevención para la preparación ante inminentes desastres causados por diversos motivos y fenómenos. Durante seis meses, la líder brigadista Mary Cortez aprendió sobre primeros auxilios, preparación de mochilas de emergencia, simulacros, entre otras temáticas. Todo el conocimiento le ayudó a buscar la seguridad de su familia, así como del distrito en el que reside.  

“Los sismos se dan, tú eres parte de una población y tienes que estar preparado. La primera respuesta es la de nosotros mismos. No podemos evitar el sismo, pero sí podemos evitar llorar muertes y socorrer a cientos de heridos”, señala Mary Cortez

En la actualidad, Mary es coordinadora de la brigada de emergencia comunitaria que se conformó a partir del proyecto, y junto a sus pares, ha participado en diversas actividades para mejorar la coordinación entre sus vecinas y vecinos, así como fortalecer sus capacidades en la reducción de riesgos. 

Por otra parte, el proyecto Juntos Ante el Zika contribuyó a fortalecer las capacidades comunitarias, locales y nacionales para responder al brote del virus Zika, así como mejorar los esfuerzos comunitarios, locales, regionales y nacionales para reducir las tasas de transmisión del virus.

Juntos Ante el Zika ayudó a que pobladores en Cajamarca, Lambayeque, Piura y Tumbes puedan alcanzar su potencial, considerando los componentes de salud y educación; y promoviendo la igualdad de género para garantizar las mismas oportunidades para todas y todos.

En el 2020, la exitosa experiencia del proyecto le hizo merecedor del premio Perú por los Objetivos del Desarrollo Sostenible (PODS) en la categoría Personas. De esta manera, Juntos Ante el Zika fue reconocido por su contribución para conseguir un futuro sostenible para todas la personas y favorecer el desarrollo.

Nota relacionada: PODS 2020: PROYECTO “JUNTOS ANTE EL ZIKA” GANA EL PREMIO EN LA CATEGORÍA PERSONAS

En CARE Perú, tenemos como compromiso contribuir al bienestar personal integral y colectivo de las poblaciones más vulnerabales. Por eso, continuaremos desarrollando proyectos enfocados en la prevención para responder de manera eficiente ante las emergencias y desastres, contribuyendo a que todas las personas tengan las mismas oportunidades para alcanzar el desarrollo.

1 2 3

Escribir un comentario