En la actual pandemia generada por la COVID-19, el consumo de drogas en el Perú ha significado un grave problema de salud pública que impacta en el desarrollo social, familiar y en la seguridad ciudadana. Además, trae consigo consecuencias nefastas para la salud y vida de las personas que consumen estas sustancias.

Siete de cada diez peruanos reportan haber consumido estas drogas en algún momento de su vida. Es importante señalar que el mayor consumo de las drogas legales se da entre los 19 y los 35 años (IV Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en la Población General de Perú -2010 realizada por DEVIDA)

En este marco, el Proyecto GROW en coordinación con los Programas de Justicia Juvenil Restaurativa del Ministerio Público y el Programa Nacional de Centros Juveniles del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, elaboraron un “Plan Articulado Multisectorial” para trabajar un conjunto de iniciativas con adolescentes y jóvenes que usan y abusan de sustancias en la región de Ayacucho.

El presente Plan de Articulación Multisectorial, se elabora en el marco de la ampliación de la cuarta fase del Proyecto GROW (2020-2021), tomando como referencia el convenio SINLEC19CA0370 de la Embajada Americana en Perú, con el apoyo de la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud, DEVIDA, UPCH, el Gobierno Regional de Ayacucho y CARE Perú institución responsable de la implementación.

Esta iniciativa espera contribuir con evidencias significativas para incrementar el acceso a los servicios que requieren la colaboración y mejorar el trabajo con población de adolescentes y jóvenes infractores en los programas Justicia Juvenil Restaurativa (JJR) y el Programa Nacional de Centros Juveniles (PRONACEJ).

Lisa Kenna, embajadora de los Estados Unidos en el Perú, destacó que este programa combina la experiencia del sector justicia con las habilidades de los profesionales de salud mental para ayudar a los jóvenes que necesitan de gran apoyo. “La justicia terapéutica es importante no solo para los jóvenes sino para sus familias y su comunidad. Este programa juvenil en Ayacucho garantiza que los jueces y fiscales tengan herramientas necesarias para crear planes integrales para la recuperación de los menores”, agregó.

“Con el apoyo del Gobierno Regional de Ayacucho, este trabajo articulado permitirá mejorar la atención de la salud mental a la población juvenil con uso problemático de drogas, que tienen conflicto con la ley penal, así como sus familias que son intervenidos en el Programa Justicia Juvenil Restaurativa del del Ministerio Público, y el Servicio de Orientación del Adolescente del PRONACEJ del MINJUSDH. Se espera que los resultados exitosos puedan compartirse con otras regiones del país, mencionó Marilú Martens, Directora Nacional de CARE Perú.