Ad
Ad
Ad
Día Internacional de la Mujer

CONOCE LA HISTORIA DE LIDERAZGO Y SUPERACIÓN DE MARILUZ LIUYA, EMPRENDEDORA DEL PROYECTO ELLA ALIMENTA AL MUNDO

Pinterest LinkedIn Tumblr

La historia de Mariluz Liuya es una historia de superación, valentía y liderazgo. Ella ha logrado sacar a su familia adelante y ser una inspiración para su comunidad en Manchay, a través de su negocio de cuyes.

Desde el 2013, Mariluz, junto a su esposo, comenzó a trabajar en la crianza y venta de cuyes. Gracias a su constancia y motivación, Mariluz decidió invertir en el negocio, lo que le permitió criar a 3.500 cuyes en el año 2019.

El camino no fue fácil, enfrentaron obstáculos y problemas, sin embargo, con el apoyo del proyecto Ella Alimenta al Mundo, Mariluz comenzó a recibir capacitaciones que le permitieron obtener mejores herramientas para posicionar su negocio en Manchay, distrito de Pachacámac.

“Gracias a CARE Perú, el proyecto me da el entusiasmo que necesito para seguir creciendo y poder proyectarnos al futuro”.

El 2020 ha sido un año retador para todas las personas, y no ha sido la excepción para esta luchadora. Mariluz cuenta que su amor por el negocio y su deseo de seguir creciendo la mantuvo firme en su decisión de no abandonar su emprendimiento, incluso, frente a los riesgos de la pandemia.

Aunque al inicio no fue nada fácil, y a pesar de que los pedidos disminuyeron, la emprendedora decidió repartir ella misma los cuyes casa por casa, con todos los protocolos de seguridad requeridos. Para ella, dejar de trabajar no era una opción, y, por el contrario, las pocas ventas que tuvo al inicio, fueron la motivación que necesitó para seguir adelante.

Mariluz se preparó a una nueva forma de mercado y de venta, incursionó al terreno digital. Comenzó a publicar en grupos de Facebook, y poco a poco, fue adquiriendo nuevos clientes. Además, sacó cuentas en diferentes bancos y se descargó la aplicación yape; de esa manera, pudo facilitarle a sus clientes una modalidad de pago más segura y rápida.

“Ya no vivimos en un mundo de machismo, hoy en día, podemos ganar nuestro dinero, dirigir nuestro negocio, podemos ser administradoras y dueñas”.

A pesar de los problemas y las graves consecuencias económicas que trajo la pandemia, Mariluz prefiere ver el lado positivo y concentrarse en su negocio, en la importancia de reinventarse y prosperar. Ella es una mujer luchadora, valiente y empoderada. Aún le falta mucho por lograr, pero su espíritu emprendedor y su habilidad de liderazgo le va a permitir alcanzar todas sus metas: desde fidelizar a sus clientes hasta comprarse una casa de material resistente para toda su familia.

Desde CARE Perú continuaremos trabajando para que las mujeres líderes de nuestro país tengan más oportunidades de progresar junto a sus familias y comunidades.

Escribir un comentario