Ad
Ad
Ad
Tag

Inclusión Financiera

Browsing

Las pequeñas y medianas empresas (PYMES) son la columna vertebral de la economía peruana. En 2020, fueron responsables del 78,4% del empleo formal total del país, según el reporte técnico de INEI – 2020. Las PYMES aumentan el empleo y reinvierten en las comunidades locales. Sin embargo, las y los empresarios, especialmente las mujeres, siguen sin recibir servicios financieros y no financieros.

Las PYMES lideradas por mujeres tienen una serie de barreras, como las altas tasas de interés en créditos, los préstamos a muy corto plazo, el escaso acceso a formación empresarial, a redes de mercados, al uso y acceso de herramientas de soluciones digitales para empresas, entre otros. En ese sentido, el proyecto “Ignite” de CARE Perú busca potenciar el espíritu emprendedor de mujeres y orientarlas al crecimiento financiero, contribuyendo a una economía resiliente e inclusiva.

“Ignite”: el proyecto para la mujer emprendedora

“Ignite” se centra en emprendedoras con empresas de menos de 10 personas y que tengan un mínimo de dos años de funcionamiento activo. El objetivo principal es el de abrir el acceso a herramientas financieras, a la tecnología y a redes que las ayuden a desarrollar sus capacidades y habilidades empresariales.

El proyecto busca alcanzar a casi 1 millón de emprendedoras y emprendedores en Perú para el 2022, acelerando el crecimiento de 36,000 empresas e impactando a sus colaboradores y familiares.

Aliados clave del proyecto

El proyecto “Ignite” cuenta con aliados estratégicos que ayudarán a cumplir todas las metas propuestas. En ese sentido, gracias a Financiera Confianza, institución de microfinanzas líder enfocada en la inclusión financiera de las mujeres, se realizará el diseño y entrega de productos y servicios financieros adaptados para satisfacer las necesidades de las empresas lideradas por mujeres.

Por otro lado, Fundación Capital, empresa social que mejora las perspectivas económicas de las personas de bajos ingresos a través de tecnologías digitales, brindará servicios integrales. De igual manera, estará apoyando con el desarrollo de capacidades y habilidades, tutoría, herramientas digitales y acceso a redes. Asimismo, concederá una aplicación de educación financiera adaptada, que actualmente llega a 400,000 personas en América Latina.

Otro de los grandes aliados es Oliver, una empresa financiera tecnológica -fintech-, que desarrolla capacidades comerciales y financieras a través de su plataforma de servicios digitales. De esa manera, se podrá impartir formación sobre gestión empresarial y habilidades digitales y se proporcionará asistencia técnica y servicios de coaching empresarial, a través de una nueva plataforma virtual de formación.

Finalmente, CARE Perú será el encargado de realizar las campañas de marketing social con el objetivo de visibilizar el desarrollo del proyecto y promover soluciones digitales, productos, servicios adaptados y redes comerciales para empresas dirigidas por mujeres.

Este proyecto es parte de la iniciativa global “Ignite” de CARE Internacional, en asociación con el Centro para el Crecimiento Inclusivo de Mastercard y que se ejecuta en Pakistán, Perú y Vietnam, donde existen grandes segmentos de micro, pequeñas y medianas empresas (PYME) con buenas bases para la inversión.

Conoce más sobre los proyectos que venimos desarrollando en inclusión financiera.

Ante la crisis global provocada por la pandemia, miles de empresas en el Perú se han visto afectadas, sobre todo, aquellos negocios pequeños como las bodegas, que particularmente, están sufriendo más los estragos de los más de cien días de aislamiento social obligatorio.

Para impulsar la reactivación económica, el Estado creó el programa Reactiva Perú, que, según un informe del Ministerio de Economía y Finanzas, ha beneficiado a 71 553 empresas hasta el cierre de mayo. Gracias a este esfuerzo, ciertas microempresas han recibido un monto promedio de crédito de 15 000 soles.

A pesar de este esfuerzo, muchos pequeños negocios no han podido acceder al beneficio. De acuerdo con el Ministerio de la Producción (Produce), existen 3.6 millones de microempresas en el Perú, estas representan el 96.2% del total de empresas a nivel nacional. Detrás de ellas existen muchos emprendedores que ya antes de la pandemia requerían mayor acceso a crédito y otros que carecían de acceso a un sistema financiero regulado.

No cabe duda alguna de que la pandemia solo ha complicado la situación, poniendo la valla bastante alta para retomar las labores ahora que la cuarentena se ha flexibilizado. Ante esta realidad, el conocimiento de finanzas es vital para evitar cometer errores previos, así como, para planificar de forma adecuada la reactivación económica de los negocios.

Tres conceptos básicos que debes saber

Las finanzas pueden ser simples si se mantiene un orden y una adecuada planificación. Uno de los conceptos claves que todo emprendedor debe manejar es el fujo de caja, que permite tener una proyección de costos y ganancias. Se trata de un informe financiero de un periodo específico que muestra los ingresos y egresos del negocio. Esta información es fundamental para tomar decisiones sobre préstamos, inversiones y para saber actuar ante emergencias.

Otro concepto es el de liquidez, el cual se refiere todos los recursos de la empresa que se pueden convertir en dinero con el fin de cumplir con compromisos predeterminados como deudas o pago de préstamos. Finalmente, el concepto de responsabilidad tributaria es vital para cumplir con las obligaciones a nivel país y mantener el negocio de manera formal.

¡Mucho cuidado! Errores financieros comunes en época de crisis

Es normal que, ante la crisis, las personas tiendan a tomar decisiones apresuradas, pero esto no se lo puede permitir el dueño de un negocio. Cuando se tiene un emprendimiento, lo más recomendable es tomar en cuenta todos los factores y analizar bien los pros y contras antes de tomar alguna decisión que pueda afectar a la empresa.

Con el fin de prevenirlos para que no caigan en las mismas equivocaciones, Jack Burga, jefe de Inclusión Financiera de CARE Perú, indica cuatro de los errores más comunes que cometen los emprendedores y los dueños de pequeños negocios en épocas de emergencia como la actual:

  1. No conocer el interés efectivo real de su crédito.
  2. Sobrestimar su capacidad de pago y tener cuotas que el negocio no puede pagar.
  3. Mezclar el dinero del negocio con el de la familia y gastar en las necesidades de la casa. Esto provoca que luego no tengan capital de trabajo para el negocio.
  4. No renegociar márgenes de ganancia con los proveedores de productos.

Tendencias que guiarán las finanzas luego de esta pandemia

El especialista indica que, posterior a la pandemia, algunos puntos financieros que se consolidarán son el financiamiento de mediano y largo plazo, así como la mayor presencia de las Fintech y de los créditos virtuales, que hoy ya empiezan a marcar la tendencia en el mercado.

De igual forma, agrega que las tasas de interés para MYPEA del sistema financiero se mantendrán entre 30 y 40% mayormente, y que se dará una mayor exigencia en la evaluación crediticia por parte de las entidades financieras y microfinancieras.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para garantizar y fomentar la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el KitCARE, un producto que trabaja las áreas de nutrición y reactivación económica de los pequeños negocios.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, motivándolas a realizar sus compras en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

En la búsqueda de nuevas formas de atender al público en este contexto de coronavirus, los pequeños negocios como las bodegas han empezado a incorporar las redes sociales y el comercio en línea para llegar a más personas y continuar sus ventas de forma segura, evitando el contacto directo con las personas.

Muchos de ellos han incluido el pago online como parte de su renovación, demostrando que la versatilidad es necesaria en los emprendimientos, sobre todo en momentos de crisis. La SUNAT estima que el comercio electrónico creció 50% e incluso, en ciertos rubros, superó el 100% durante la cuarentena. Para tener una idea, las ventas por e-commerce en el Perú sumaron más de 700 millones de soles durante la emergencia.

Las bodegas son los comercios preferidos por muchos peruanos debido a su cercanía y calidez en la atención, con el fin de mantenerse a flote, también han tenido que adaptarse. A la inclusión de redes sociales como parte de su estrategia de promoción, siguió la incorporación de las ventas online, con ellas, apareció también la necesidad del delivery.

Así, mientras la presencia en redes sociales en una oportunidad para tener más visibilidad y acercarse a viejos y nuevos clientes; el delivery es la herramienta final para cerrar las ventas.

¿Qué debo tener en cuenta para incorporar el servicio de delivery?

El delivery se ha convertido una herramienta necesaria en el mercado actual. La idea detrás es entregar un producto de forma rápida, segura y en buen estado, evitando que los consumidores salgan de casa y se expongan al virus. Negocios como los de comida rápida, bodegas con abarrotes o florerías necesitan incluirlo en sus procesos para no quedarse atrás en este contexto de emergencia.  

Antes de implementarlo, hay que tomar en cuenta lo siguiente: se necesitará una persona que atienda la página web, el Facebook o los pedidos telefónicos; también se requerirá de personal en moto o en auto para que realice la entrega; y se tendrá que comprar envases o bolsas que aseguren el buen estado y transporte de los productos.

Para tener éxito en este proceso, se debe contabilizar bien la cantidad de pedidos que se tienen al mes y según eso, contratar al personal motorizado. De igual forma, hay que establecer bien las zonas de reparto y calcular la cantidad de tiempo que demorará cada pedido, a ello, hay que agregar unos 10 o 15 minutos antes de dar la hora final aproximada al cliente, así se cubren imprevistos.

Otro punto a tener en cuenta, y quizá el más importante en cuanto a salud, es mantener un estricto proceso de seguridad y desinfección. De acuerdo con el Protocolo de bioseguridad para el reparto a domicilio de alimentos, elaborado por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), se debe cumplir lo siguiente:

  • El personal de transporte debe llevar consigo mascarilla, gel desinfectante para manos y desinfectante para superficies como el alcohol.
  • Este debe lavarse y desinfectarse las manos antes de recoger el pedido.
  • El pedido debe tener un precinto de seguridad que debe estar intacto al momento de la entrega.
  • Antes de cada entrega, la unidad de transporte debe ser desinfectada, al igual que el contenedor donde se colocan los pedidos.
  • Por ninguna razón se debe ingresar a la casa del cliente. Todo el proceso se ejecuta afuera.
  • Durante la entrega, lo primero que el repartidor debe hacer es desinfectarse las manos y verificar que el cliente cuente con mascarilla.
  • Si se paga con POS, se debe desinfectar la tarjeta, el POS y el lapicero que se usa para firmar.
  • Si hay pago en efectivo, deberá recibirse y darse el vuelto en una bolsa de plástico idealmente, evitando el contacto directo.
  • Mantener en todo momento un metro y medio de distancia con el cliente y evitar tocarse los ojos, nariz o boca.
  • Una vez de vuelta, el repartidor debe desinfectar el vehículo y el contenedor, desechar la mascarilla y lavar y desinfectar sus manos.

Siguiendo estos pasos no solo proteges a las personas que trabajan contigo, sino también a tus clientes, quienes valorarán cada uno de tus esfuerzos por realizar una venta segura.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para fomentar la reactivación económica de los pequeños negocios. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que, además, trabaja el área de nutrición, reforzando la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, a la cual pueden acceder en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

Las medidas preventivas por la pandemia han generado cambios en la forma en que consumimos. El comercio electrónico se empieza a consolidar como una de las mejores formas de seguir vendiendo: a la vez que evita que las personas tengan que salir de sus casas, asegura que los emprendedores puedan elevar sus ventas.

Hay que recordar que la COVID-19 ha causado un gran impacto económico sobre los pequeños negocios. Algunos de ellos han llegado a disminuir sus ventas hasta en 80%, otros han perdido el 100% de su capital de trabajo y, en muchos casos, sus deudas originales se han multiplicado.

Como respuesta, muchos emprendedores están empezando a optar por incluir la tecnología en sus negocios para evitar más pérdidas. Algunos han optado por crear aplicativos (apps) para que más personas puedan comprar con un solo clic. Otros han aprovechado para crear páginas de Facebook y promocionar sus productos en Marketplace, una herramienta de Facebook que sirve para promover la venta de productos y servicios entre los usuarios de la red social.

¿Qué acciones concretas puedo implementar en mi bodega?

No hay duda de que, ante el contexto, es esencial que los emprendedores se reinventen. Las bodegas, en específico, deben empezar a adaptarse a “la nueva normalidad”, para ello, pueden empezar siguiendo estos consejos:

  1. Realizar las ventas utilizando las redes sociales. Facebook, por ejemplo, es una de las más conocidas y básicas; sin embargo, Instagram también posee herramientas que facilitan la muestra de productos y las transacciones.
  2. Comunicar a sus clientes sus servicios de delivery gratis para socios cercanos y por un monto superior a los 30 soles. Una estrategia efectiva es reforzar la confianza del cliente ofreciendo ciertos servicios gratuitos que creen una experiencia positiva.
  3. Crear una página web y/o en Facebook para su negocio y actualizar sus productos y ofertas. Así los podrán encontrar de forma más rápida e incluso, comprar online.
  4. Enviar sus ofertas por WhatsApp. Se trata de una de las aplicaciones más usadas actualmente, por eso, enviar semanal o mensualmente una lista de precios especiales, ayuda mantener la recordación de la marca.
  5. Para clientes muy conocidos brindar créditos para cobrarlos al fin de semana. Nuevamente, se trata de crear un ambiente de confianza y también acoplarse a la realidad económica de los usuarios.

A tener en cuenta: lecciones financieras que nos deja esta pandemia

Con el fin de que los emprendedores no cometan los mismos errores que antes, Jack Burga, jefe de inclusión financiera de CARE Perú, enumera, a continuación, cuatro lecciones que nos ha dejado la pandemia y que vale la pena tener en cuenta en adelante:

  • Es importante tener en stock la mínima cantidad posible de productos de rápido deterioro. Es decir, cuidar de no llenarse de muchos productos perecibles que, además, sean dificultosos de vender o transportar.
  • Se debe conocer bien a los clientes (sus necesidades, hábitos, la forma en que compran) e intentar mantenerlos como clientes permanentes.
  • Estar atentos a las necesidades principales de los clientes y contactarse con ellos para ofrecerles los productos o servicios.
  • Financiar el stock con productos de los proveedores y negociar márgenes y plazos de renovación y pago.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para fomentar la reactivación económica de los pequeños negocios. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que, además, trabaja el área de nutrición, reforzando la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, a la cual pueden acceder en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

La pandemia por la COVID-19 ha afectado de forma directa a miles de pequeños negocios que han tenido que paralizar o cesar totalmente sus actividades por el aislamiento social. Varios de ellos incluso han tenido que cerrar por falta de ventas y liquidez.

Para tener una idea más concreta del impacto, un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que 8 de cada 10 negocios de América Latina y el Caribe están siendo fuertemente afectados por la crisis. Las empresas con menor trayectoria son las más afectadas, mientras que los emprendimientos del sector tecnológico y las empresas jóvenes más dinámicas han sido afectados en una menor medida.

La emergencia ha generado que se presenten diversas dificultades para los pequeños negocios, por ejemplo: retrasos en la producción por falta de personal, brechas para acceder a insumos por ausencia de transporte, así como, que no puedan operar a distancia y atender pedidos por Internet por falta de recursos.

Como resultado, miles de peruanos han perdido su fuente de ingresos diaria. Datos de INEI indican que, entre marzo y mayo, más de 2.3 millones de personas quedaron desempleadas solo en Lima Metropolitana. Para mantenerse durante la crisis, muchos han tenido que recurrir a préstamos o a sus ahorros. Una investigación del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) realizada en mayo de este año, señala que el 75% de peruanos usó sus ahorros para sobrevivir a la crisis, siendo esto más frecuente entre trabajadores independientes.

¿Cómo reducir el impacto de la pandemia en mi negocio?

Con el fin de proteger los negocios y minimizar el impacto de la COVID-19, Jack Burga, jefe de inclusión financiera de CARE Perú, aconseja que lo primero que se debe hacer es buscar refinanciar las deudas, para ello, hay que fijarse en tres aspectos principales:

  1. La tasa de interés efectiva de la refinanciación.
  2. El plazo en el cual se realizará la refinanciación.
  3. La cuota mensual a pagar, que no debería ser más del 40% de la utilidad real de la empresa. Este factor es importante pues se necesitará al menos otro financiamiento para cubrir el capital perdido y lo óptimo es que esta cuota se pague con otro 40% de la utilidad. Así, finalmente se puede tener al menos un 20% para reponer el capital perdido.

Además de esto, es vital amoldarse a las nuevas tendencias del mercado en este nuevo contexto, que ahora requiere mayor presencia en redes sociales y la incorporación de comercio electrónico.

Para empresas que recién empezarán a incorporar la tecnología en sus modelos de negocio, lo recomendable es que busquen apoyo para crear una página en Facebook y manejar la comunicación por WhatsApp. Asimismo, deberían empezar de forma segura, ofreciendo productos que están embolsados y con cobranza contra entrega.

Finalmente, pueden adherirse a programas del Ministerio de Producción para llegar a más personas. En el caso de las bodegas, por ejemplo, existe el programa “Tu empresa”, que cuenta con una página y una aplicación que permiten mostrar los productos e indicar la ubicación del negocio.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para fomentar la reactivación económica de los pequeños negocios. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que, además, trabaja el área de nutrición, reforzando la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres.

El Kit consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, a la cual pueden acceder en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

Para promover el desarrollo del país, es necesario que las mujeres tengan acceso a productos financieros útiles y asequibles. De ellas depende el bienestar de las familias, comunidades y la sociedad, pues son ellas quienes suelen invertir mayor parte de su dinero en la educación y salud de sus hijas e hijos. Desde tener una cuenta de ahorros hasta obtener créditos para ampliar sus negocios, la inclusión financiera contribuye a su empoderamiento económico.

Por ejemplo, María Isabel de Piura, sabe lo difícil que es hacer crecer un negocio. A lo largo de sus 73 años, ha participado en diferentes organizaciones populares, hasta que decidió crear el Grupo de Interés Barrio Sur en el 2010. Una iniciativa que ha llegado a ofrecer empleos en la crianza de animales a más de 80 personas de su comunidad.  

Para poner en marcha cualquier negocio, una emprendedora necesita herramientas adecuadas, y es así como nace la idea de Conéctate, un proyecto que ofrece oportunidades para recibir capacitaciones digitales y mejorar sus habilidades, prácticas financieras, y acceder al sistema financiero. Este proyecto es liderado por CARE Perú en alianza con Fundación Capital

Conéctate busca reducir las brechas financieras y digitales de mujeres emprendedoras de zonas rurales y periurbanas en Piura, Lima e Ica. A través del innovador aplicativo LISTA Perú, desarrollado por Fundación Capital, mejora sus capacidades financieras, brindándoles capacitaciones prácticas y motivadoras para que desarrollen conocimientos, actitudes, y habilidades.

Fue así como el proyecto ayudó a María Isabel en su negocio de crianza de pollos junto a otras mujeres de su comunidad. “Nos enseñaron cómo utilizar la tablet para aprender a ahorrar. LISTA es muy fácil y divertida. Hemos aprendido mucho con esa aplicación y nos ha ayudado en esta emergencia”, menciona la emprendedora.

En el marco de la emergencia sanitaria y cuarentena frente al COVID-19, la aplicación LISTA y el uso de la asesoría móvil, se han convertido en modelos eficientes utilizados por el proyecto Conéctate para continuar con un trabajo sostenido por el desarrollo del país.

Otro importante aspecto es que el aplicativo de autoaprendizaje virtual LISTA también promueve la alfabetización digital de las y los beneficiarios del proyecto, quienes no habían tenido contacto con tecnologías de la información previamente.

Hasta el 2019, 2 830 participantes recibieron capacitaciones con la aplicación, siendo 90% del total mujeres.

“Las emprendedoras reciben capacitaciones sobre los objetivos del proyecto, el rol de la lideresa y la app Lista. En estas capacitaciones, ellas resuelven dudas y van informado a otros integrantes de las agrupaciones agropecuarias a las que pertenecen, así como a sus vecinas y vecinos sobre el proyecto.”, señala Josselyn Jáuregui, Jefa de proyectos de empoderamiento de la mujer.

Las participantes del proyecto en Junín mencionan que están inspiradas a trabajar por su comunidad: «Ahora estamos comprando los materiales para la asociación en grupo y así podemos ahorrar más. También estamos usando WhatssApp en el celular para vender y mostrar nuestros productos. Eso era algo que antes no sabíamos hacer, pero ahora lo hemos aprendido con Conéctate«.

En el camino por lograr la inclusión financiera digital, CARE Perú continuará trabajando por desarrollar modelos innovadores para alcanzar resultados escalables, reconociendo que el género y el empoderamiento deben ser una parte integral para la inclusión.

Conoce más sobre la aplicación móvil LISTA

La inclusión y búsqueda de las oportunidades en educación para niñas y niños es la respuesta para los problemas sociales que hoy atraviesa nuestro país. En nuestras manos está el cambiar esta realidad, conviértete un aliado de CARE Perú en la búsqueda de la igualdad y justicia social para todos, dona en https://www.care.org.pe/donar.php


Entre las economías a las que está impactando la COVID-19, los pequeños negocios de mujeres han sido uno de los grupos más golpeados, afectando décadas de progreso en la igualdad de género. Debido a la pérdida de ingresos y al aumento de desempleo, muchas mujeres están riesgo de caer en la pobreza. Para las mujeres emprendedoras en comunidades de bajos recursos, las consecuencias son desproporcionadamente duras.

A pesar de las terribles consecuencias de la pandemia, muchas mujeres ya han experimentado crisis antes, como guerras, epidemias o desastres naturales. Por ese motivo, han desarrollado una gran capacidad de resiliencia y ahora buscan formas de adaptarse y diversificar sus negocios para superar la emergencia.

En CARE, sabemos que las mujeres emprendedoras pueden contribuir a la resiliencia de sus comunidades y a la restauración económica si cuentan con el apoyo adecuado. La campaña “Women Mean Business” de CARE en Países Bajos donde también participó CARE Perú, pone a las mujeres empresarias en el centro de atención y muestra por qué ahora más que nunca es esencial invertir en ellas.

A través del informe “Women Mean Business” presentamos nuevos datos, que demuestran que los ingresos comerciales diarios de las participantes del programa han aumentado al rededor del 91% en todos los países. Desde el 2014, el programa Mujeres en la Empresa de CARE, financiado por la Fundación H&M, ha apoyado a casi 270 000 mujeres, incluido el acceso a financiamiento, habilidades y un entorno empresarial mejorado.

Las mujeres que participan del programa en todo el mundo han confirmado su talento empresarial, a pesar de crecer en contextos difíciles. Hoy pueden mantener a sus familias e incluso liberar a toda su comunidad de la pobreza gracias a su éxito. No obstante, este progreso ahora está amenazado por la pandemia.

Con el programa Mujeres en la Empresa, hemos identificado cinco elementos clave que tienen un impacto muy positivo tanto en el desarrollo empresarial como en los derechos de las mujeres. En combinación con un enfoque flexible y una capacidad innovadora, se ha probado la efectividad de estos elementos: Fortalecer sus habilidades; Mejorar el entorno empresarial, Involucrar a hombres y niños, Facilitar el acceso a las finanzas y al capital, Estimular el poder de grupos y redes.

Desde CARE Perú, continuaremos trabajando para brindar oportunidades a más mujeres emprendedoras, a  través de proyectos que les proporcionen las herramientas para incrementar sus ingresos económicos y el acceso a recursos financieros de manera sostenible.

Desde pequeña, Martha sabía que quería llevar desarrollo a su distrito. Su padre la motivaba a estudiar ingeniería agroindustrial y a exportar los productos agrícolas que se producen localmente. 

En Salitral, distrito de Sullana en Piura, la producción de banano es una de las principales actividades económicas. Sin embargo, debido a la sobreproducción, en ocasiones el fruto no es aprovechado en su totalidad. 

Cuando Martha ingresó a la Asociación de Mujeres Emprendedoras en Salitral, descubrió las oportunidades de elaborar distintos productos alimenticios a base del banano. Al inicio, las productoras de la asociación eran en su mayoría madres de familia que se capacitaron en elaboración de mermeladas y jaleas. 

CARE Perú llegó nosotras cuando ya estábamos organizadas, pero nos estábamos desuniendo y nos íbamos a dar por vencidas. Entonces recibimos capacitaciones de empoderamiento económico de la mujer. Nos compraron productos y empezaron a promocionarnosnarra la emprendedora.  

De esta manera, lograron lanzar su marca ‘Banana Mix’, con la cual producen mermeladas y jaleas orgánicas a base de banano, con mango ciruelo, tamarindo y maracuyá. Además, elaboran postres, como alfajores y tortas de harina de banano. 

“Con la elaboración de productos a base de banano, llevamos desarrollo a nuestro distrito. Mi sueño es exportar los productos y que las mujeres de mi comunidad logren ser independientes”, afirma. 

Ahora el próximo paso para la asociación es obtener el registro sanitario, que les permitirá vender sus productos en supermercados y a través de plataformas digitales. Martha, a la cabeza de la asociación de mujeres, se ha trazado la meta de hacer conocida su marca a nivel nacional y exportarla internacionalmente.  

Pero la historia de emprendimiento de Martha no termina allí. Ella también es dueña de una librería en su comunidad, que pudo expandir gracias a un crédito a través del proyecto ‘Llevando a Escala el Desarrollo de las Empresas para el Empoderamiento de las Mujeres’. 

En la campaña «Acceso Aprobado» de CARE Holanda, Martha y otras emprendedoras de diferentes países, compartieron sus historias de acceso financiero, a la vez que hicieron un llamado al sector financiero global para mejorar los productos y servicios para las mujeres. 

Fue una experiencia muy bonita representar al Perú en esta campaña. Muchas veces a las mujeres nos ponen trabas para poder invertir en nuestros negocios. Transmití a las entidades financieras que apostaran por las mujeresmenciona. 

Martha no es ajena a las secuelas de la pandemia, pero no deja su espíritu decaiga y se sostiene a la esperanza para poder avanzar. “Mientras haya vida, hay esperanza. Con nuestras ganas y esfuerzo podemos lograr nuestros objetivos”, concluye. 

CARE Perú trabaja por la igualdad por las niñas, adolescentes y mujeres. El proyecto Niñas con Oportunidades permite que las estudiantes accedan a una educación integral y decidir sobre qué quieren hacer en el futuro. Súmate a nosotros y ayúdanos a seguir construyendo un país con igualdad con oportunidades 👉🏽 https://bit.ly/2WKPnp5 

Cuando inició el estado de emergencia en nuestro país, Deysi temía que las primeras dos semanas de cuarentena se extiendan y su restaurante de comida criolla no pueda operar por varios meses. Siguiendo sus instintos, decidió actuar rápidamente y cambiar el giro de su negocio.  

Con la coyuntura tuvimos que cerrar por completo el restaurante porque no teníamos generación de ingreso. A los días que empezó la cuarentena nos contactamos con proveedores para cambiarlo a minimarketrelata. 

Al empezar el nuevo negocio, Deysi recibió una noticia que la ayudaría a ponerlo en marcha. La emprendedora fue contactada por el proyecto KitCare para que su bodega sea uno de los puntos de entrega de donaciones de productos básicos para personas en vulnerabilidad de su zona. 

Deysi comenta que asociarse al proyecto la ayudó a consolidar su empredimiento, ya que pudo implementar su inventario y obtuvo más clientes. “Tengo una visión más amplia y ambiciosa que al inicio. Hasta el momento el negocio está creciendo. Los clientes que venían a comprarnos almuerzos ahora nos compran en el minimarket”, señala. 

Además, pudo ayudar a sus vecinas y vecinos a tener alimentos que los sostengan durante el tiempo de la emergencia. Esta acción la llenó de entusiasmo, ya que ella siempre ha tenido inclinación por contribuir al desarrollo de su comunidad en Pachacámac, Lima.  

La emprendedora también tiene otra labor que está orientada al aspecto social. Hace 3 años, su pasión por el fútbol la impulsó a crear su propia academia dirigida a las mujeres de su comunidad. Ahora trabaja enfocada a la igualdad de género y oportunidades para las mujeres de su localidad. 

“Siempre me he sentido identificada con temas sociales. Dirijo una escuela de fútbol femenino donde busco promover la igualdad de género. Quiero que niñas y mujeres sientan que tienen las mismas oportunidades que los varones en el deporte”, comenta. 

La academia ha permitido que las niñas de Pachacámac tengan oportunidades de jugar el deporte que más disfrutan junto a sus pares. Y aunque ha cerrado su espacio físico debido a la pandemia, las estudiantes continúan asistiendo a clases en la modalidad virtual.    

“El 50% de niñas son becadas y además trabajamos temas de empoderamiento y liderazgo con ellas. Las personas de mi zona se han sentido conmovidas por el deporte. Incluso hay señoras de 60 años jugando en los campeonatos. Es un escenario bastante bonito”menciona. 

Ahora Deysi espera que el crecimiento de sus emprendimientos también promueva el progreso de su comunidad, para que más mujeres como ella decidan iniciar negocios propios y salir adelante.  

CARE Perú trabaja por la igualdad por las niñas, adolescentes y mujeres. El proyecto Niñas con Oportunidades permite que las estudiantes accedan a una educación integral y decidir sobre qué quieren hacer en el futuro. Súmate a nosotros y ayúdanos a seguir construyendo un país con igualdad con oportunidades 👉🏽 https://bit.ly/2WKPnp5 

La Encantada es un pueblo que esconde muchas historias entre sus calles. Leyendas y mitos sobre seres sobrenaturales y lagunas encantadas; así como tradiciones de artesanos que con sus cerámicas volvieron al pueblo un gran atractivo turístico en la ciudad de Chulucanas en Piura. 

Uno de los más representativos fue Max Inga, quien enseñó a los pobladores las técnicas artesanales de la cerámica y formó una escuela en la comunidad. El artesano dejó su legado a su familia e inspiró a su hija Andrea a convertirse en ceramista. 

Cuando era niña, Andrea veía a su padre formando a las vecinas y vecinos con diferentes técnicas en su casa, mientras ella exploraba el arte y jugaba con la arcilla. Ella recuerda: Mi papá nunca les cobró un sol por enseñarles. Fueron descubriendo técnicas ancestrales como pulido, tallado y ahumado. 

Pasaron los años y cada vez se interesaba más por el arte. Cuando su padre falleció, su mamá quedó a cargo del taller y ella empezó a hacer diseños para las piezas, porque le gustaba dibujar. Instruida por su madre, decoraban y tallaban las artesanías que exhibían en el local.  

Pero con el tiempo, las ventas empezaron a decaer y otras actividades comerciales se impusieron en la zona. Estábamos teniendo un bajo en el taller. Yo quería ver la forma en que mi cerámica pueda resurgir y continuar lo que inició mi padreYo quiero que se preserve la artesanía, comenta la joven de 29 años.  

En medio de la preocupación, recibieron una llamada de la asociación ‘Mujeres Artesanas Hacia el Mundo’ y encontraron nuevas posibilidades para su negocio. Las mujeres de la asociación eran parte del proyecto Llevando a Escala el Desarrollo de las Empresas para el Empoderamiento de las Mujeres y recibían capacitaciones para lograr su empoderamiento económico. 

“Las charlas nos motivaban para hacer valer nuestro trabajo. Aquí las mujeres siempre han hecho cerámica, pero no estaban al mismo nivel que sus esposos. Entonces comenzamos a salir a ferias. Había señoras que nunca habían salido del pueblo y ahora generaban un ingreso para la familia”, menciona 

Unidas a la asociación de mujeres, el taller de Andrea y su familia empezó a tener mayor exposición al público y aumentaron sus ventas. CARE nos proporcionó el fondo semilla para alquilar una galería y exponer nuestras piezas de cerámica y también de otras mujeres”, relata la artesana. 

El sueño de Andrea es poder tener una galería propia y ampliar su taller para brindar más oportunidades de empleo a otras mujeres artesanas. Espera que las mujeres de su comunidad realcen y valoren lo que ellas producen. 

“Soy ceramista, con mi trabajo busco que todos conozcan la cultura de mi país. Comparto todo lo que aprendo y descubro a otras mujeres artesanas de mi comunidad para que ellas también encuentren más oportunidades para salir adelante», finaliza.  

CARE Perú trabaja por la igualdad por las niñas, adolescentes y mujeres. El proyecto Niñas con Oportunidades permite que las estudiantes accedan a una educación integral y decidir sobre qué quieren hacer en el futuro. Súmate a nosotros y ayúdanos a seguir construyendo un país con igualdad con oportunidades 👉🏽 https://bit.ly/2WKPnp5