Ad
Ad
Ad
Tag

empresas

Browsing

Ante la crisis global provocada por la pandemia, miles de empresas en el Perú se han visto afectadas, sobre todo, aquellos negocios pequeños como las bodegas, que particularmente, están sufriendo más los estragos de los más de cien días de aislamiento social obligatorio.

Para impulsar la reactivación económica, el Estado creó el programa Reactiva Perú, que, según un informe del Ministerio de Economía y Finanzas, ha beneficiado a 71 553 empresas hasta el cierre de mayo. Gracias a este esfuerzo, ciertas microempresas han recibido un monto promedio de crédito de 15 000 soles.

A pesar de este esfuerzo, muchos pequeños negocios no han podido acceder al beneficio. De acuerdo con el Ministerio de la Producción (Produce), existen 3.6 millones de microempresas en el Perú, estas representan el 96.2% del total de empresas a nivel nacional. Detrás de ellas existen muchos emprendedores que ya antes de la pandemia requerían mayor acceso a crédito y otros que carecían de acceso a un sistema financiero regulado.

No cabe duda alguna de que la pandemia solo ha complicado la situación, poniendo la valla bastante alta para retomar las labores ahora que la cuarentena se ha flexibilizado. Ante esta realidad, el conocimiento de finanzas es vital para evitar cometer errores previos, así como, para planificar de forma adecuada la reactivación económica de los negocios.

Tres conceptos básicos que debes saber

Las finanzas pueden ser simples si se mantiene un orden y una adecuada planificación. Uno de los conceptos claves que todo emprendedor debe manejar es el fujo de caja, que permite tener una proyección de costos y ganancias. Se trata de un informe financiero de un periodo específico que muestra los ingresos y egresos del negocio. Esta información es fundamental para tomar decisiones sobre préstamos, inversiones y para saber actuar ante emergencias.

Otro concepto es el de liquidez, el cual se refiere todos los recursos de la empresa que se pueden convertir en dinero con el fin de cumplir con compromisos predeterminados como deudas o pago de préstamos. Finalmente, el concepto de responsabilidad tributaria es vital para cumplir con las obligaciones a nivel país y mantener el negocio de manera formal.

¡Mucho cuidado! Errores financieros comunes en época de crisis

Es normal que, ante la crisis, las personas tiendan a tomar decisiones apresuradas, pero esto no se lo puede permitir el dueño de un negocio. Cuando se tiene un emprendimiento, lo más recomendable es tomar en cuenta todos los factores y analizar bien los pros y contras antes de tomar alguna decisión que pueda afectar a la empresa.

Con el fin de prevenirlos para que no caigan en las mismas equivocaciones, Jack Burga, jefe de Inclusión Financiera de CARE Perú, indica cuatro de los errores más comunes que cometen los emprendedores y los dueños de pequeños negocios en épocas de emergencia como la actual:

  1. No conocer el interés efectivo real de su crédito.
  2. Sobrestimar su capacidad de pago y tener cuotas que el negocio no puede pagar.
  3. Mezclar el dinero del negocio con el de la familia y gastar en las necesidades de la casa. Esto provoca que luego no tengan capital de trabajo para el negocio.
  4. No renegociar márgenes de ganancia con los proveedores de productos.

Tendencias que guiarán las finanzas luego de esta pandemia

El especialista indica que, posterior a la pandemia, algunos puntos financieros que se consolidarán son el financiamiento de mediano y largo plazo, así como la mayor presencia de las Fintech y de los créditos virtuales, que hoy ya empiezan a marcar la tendencia en el mercado.

De igual forma, agrega que las tasas de interés para MYPEA del sistema financiero se mantendrán entre 30 y 40% mayormente, y que se dará una mayor exigencia en la evaluación crediticia por parte de las entidades financieras y microfinancieras.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para garantizar y fomentar la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el KitCARE, un producto que trabaja las áreas de nutrición y reactivación económica de los pequeños negocios.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, motivándolas a realizar sus compras en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

Las medidas preventivas por la pandemia han generado cambios en la forma en que consumimos. El comercio electrónico se empieza a consolidar como una de las mejores formas de seguir vendiendo: a la vez que evita que las personas tengan que salir de sus casas, asegura que los emprendedores puedan elevar sus ventas.

Hay que recordar que la COVID-19 ha causado un gran impacto económico sobre los pequeños negocios. Algunos de ellos han llegado a disminuir sus ventas hasta en 80%, otros han perdido el 100% de su capital de trabajo y, en muchos casos, sus deudas originales se han multiplicado.

Como respuesta, muchos emprendedores están empezando a optar por incluir la tecnología en sus negocios para evitar más pérdidas. Algunos han optado por crear aplicativos (apps) para que más personas puedan comprar con un solo clic. Otros han aprovechado para crear páginas de Facebook y promocionar sus productos en Marketplace, una herramienta de Facebook que sirve para promover la venta de productos y servicios entre los usuarios de la red social.

¿Qué acciones concretas puedo implementar en mi bodega?

No hay duda de que, ante el contexto, es esencial que los emprendedores se reinventen. Las bodegas, en específico, deben empezar a adaptarse a “la nueva normalidad”, para ello, pueden empezar siguiendo estos consejos:

  1. Realizar las ventas utilizando las redes sociales. Facebook, por ejemplo, es una de las más conocidas y básicas; sin embargo, Instagram también posee herramientas que facilitan la muestra de productos y las transacciones.
  2. Comunicar a sus clientes sus servicios de delivery gratis para socios cercanos y por un monto superior a los 30 soles. Una estrategia efectiva es reforzar la confianza del cliente ofreciendo ciertos servicios gratuitos que creen una experiencia positiva.
  3. Crear una página web y/o en Facebook para su negocio y actualizar sus productos y ofertas. Así los podrán encontrar de forma más rápida e incluso, comprar online.
  4. Enviar sus ofertas por WhatsApp. Se trata de una de las aplicaciones más usadas actualmente, por eso, enviar semanal o mensualmente una lista de precios especiales, ayuda mantener la recordación de la marca.
  5. Para clientes muy conocidos brindar créditos para cobrarlos al fin de semana. Nuevamente, se trata de crear un ambiente de confianza y también acoplarse a la realidad económica de los usuarios.

A tener en cuenta: lecciones financieras que nos deja esta pandemia

Con el fin de que los emprendedores no cometan los mismos errores que antes, Jack Burga, jefe de inclusión financiera de CARE Perú, enumera, a continuación, cuatro lecciones que nos ha dejado la pandemia y que vale la pena tener en cuenta en adelante:

  • Es importante tener en stock la mínima cantidad posible de productos de rápido deterioro. Es decir, cuidar de no llenarse de muchos productos perecibles que, además, sean dificultosos de vender o transportar.
  • Se debe conocer bien a los clientes (sus necesidades, hábitos, la forma en que compran) e intentar mantenerlos como clientes permanentes.
  • Estar atentos a las necesidades principales de los clientes y contactarse con ellos para ofrecerles los productos o servicios.
  • Financiar el stock con productos de los proveedores y negociar márgenes y plazos de renovación y pago.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para fomentar la reactivación económica de los pequeños negocios. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que, además, trabaja el área de nutrición, reforzando la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, a la cual pueden acceder en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

La pandemia por la COVID-19 ha afectado de forma directa a miles de pequeños negocios que han tenido que paralizar o cesar totalmente sus actividades por el aislamiento social. Varios de ellos incluso han tenido que cerrar por falta de ventas y liquidez.

Para tener una idea más concreta del impacto, un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que 8 de cada 10 negocios de América Latina y el Caribe están siendo fuertemente afectados por la crisis. Las empresas con menor trayectoria son las más afectadas, mientras que los emprendimientos del sector tecnológico y las empresas jóvenes más dinámicas han sido afectados en una menor medida.

La emergencia ha generado que se presenten diversas dificultades para los pequeños negocios, por ejemplo: retrasos en la producción por falta de personal, brechas para acceder a insumos por ausencia de transporte, así como, que no puedan operar a distancia y atender pedidos por Internet por falta de recursos.

Como resultado, miles de peruanos han perdido su fuente de ingresos diaria. Datos de INEI indican que, entre marzo y mayo, más de 2.3 millones de personas quedaron desempleadas solo en Lima Metropolitana. Para mantenerse durante la crisis, muchos han tenido que recurrir a préstamos o a sus ahorros. Una investigación del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) realizada en mayo de este año, señala que el 75% de peruanos usó sus ahorros para sobrevivir a la crisis, siendo esto más frecuente entre trabajadores independientes.

¿Cómo reducir el impacto de la pandemia en mi negocio?

Con el fin de proteger los negocios y minimizar el impacto de la COVID-19, Jack Burga, jefe de inclusión financiera de CARE Perú, aconseja que lo primero que se debe hacer es buscar refinanciar las deudas, para ello, hay que fijarse en tres aspectos principales:

  1. La tasa de interés efectiva de la refinanciación.
  2. El plazo en el cual se realizará la refinanciación.
  3. La cuota mensual a pagar, que no debería ser más del 40% de la utilidad real de la empresa. Este factor es importante pues se necesitará al menos otro financiamiento para cubrir el capital perdido y lo óptimo es que esta cuota se pague con otro 40% de la utilidad. Así, finalmente se puede tener al menos un 20% para reponer el capital perdido.

Además de esto, es vital amoldarse a las nuevas tendencias del mercado en este nuevo contexto, que ahora requiere mayor presencia en redes sociales y la incorporación de comercio electrónico.

Para empresas que recién empezarán a incorporar la tecnología en sus modelos de negocio, lo recomendable es que busquen apoyo para crear una página en Facebook y manejar la comunicación por WhatsApp. Asimismo, deberían empezar de forma segura, ofreciendo productos que están embolsados y con cobranza contra entrega.

Finalmente, pueden adherirse a programas del Ministerio de Producción para llegar a más personas. En el caso de las bodegas, por ejemplo, existe el programa “Tu empresa”, que cuenta con una página y una aplicación que permiten mostrar los productos e indicar la ubicación del negocio.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para fomentar la reactivación económica de los pequeños negocios. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que, además, trabaja el área de nutrición, reforzando la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres.

El Kit consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, a la cual pueden acceder en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.