Ad
Ad
Ad
Tag

emprendimiento

Browsing

En la provincia de Huaytará, Huancavelica, a más de 2 600 metros de altura, Celia Ramos, junto con cuatro compañeros, creó un producto nuevo que revolucionó la comunidad. Ellos asistían al colegio secundario Manuel Gonzáles Prada y en la clase de educación para el trabajo aprendieron sobre empoderamiento económico. Como parte de su proyecto de emprendimiento decidieron crear un pan de sanky, una fruta originaria de la región.

Tras recibir varias clases durante el año escolar, perfeccionaron su receta. Ya con el pan listo, empezaron a venderlo dentro y fuera del colegio. Poco a poco se hicieron conocidos en la comunidad y cada vez más personas pedían el pan, encantados con el sabor y la innovación de los escolares.

Eso no fue todo, con el apoyo de su tutora Rubí, decidieron postular su proyecto al concurso de emprendimiento de CARE Perú y ¡resultaron ganadores! Con el premio, pudieron equipar el colegio con un horno y artefactos, lo que hizo posible que se abra un taller de panadería en su escuela. De esta forma, más niños, niñas y adolescentes recibieron clases y crearon nuevos productos. “A partir de eso, los alumnos empezaron a hacer otros proyectos, por ejemplo, hicieron helados de frutas, productos de sanky, de alverjita”, comenta Celia.

Los beneficios del sanky

El sanky es una fruta de aspecto verde y redondo que crece en la altura, al sur del Perú, rodeado de espinas dentro de una especie de cactus que puede alcanzar hasta dos metro y medio de alto. Por mucho tiempo estuvo olvidado, pero en los últimos años se ha empezado a revalorizar. Gracias a proyectos innovadores como el de Celia, su consumo se ha vuelto a impulsar.

Ella eligió este fruto porque crece en la región y por sus beneficios a la salud. “El sanky es ácido, es bueno para el hígado y tiene muchas propiedades”, señala. Además de su alto contenido de vitamina C, aporta energía y es un antioxidante natural. Muchos pobladores lo consumen en jugos, mazamorras o directamente como fruto, sobre todo para hidratarse en largas caminatas. Además, le dan uso medicinal, pues ayuda a prevenir la gastritis y las enfermedades del hígado.

Una experiencia que abre nuevas oportunidades

Esta experiencia ha sido muy enriquecedora para Celia, quien ha adquirido habilidades en innovación, trabajo en equipo y perseverancia. Además, le ha traído nuevas posibilidades para su futuro. Así, por ejemplo, le gustaría abrir una repostería para vender no solo el pan de sanky, sino también otros productos.

Actualmente cursa el quinto año de secundaria y ya tiene planes para su futuro. “Terminando el colegio quiero ingresar a una universidad o instituto. No es tan fácil, pero quiero seguir estudiando con el apoyo de mi familia”, señala. Además, deja un mensaje para otras niñas y adolescentes: “Todo se puede con tu propio esfuerzo. Solo tienes que creer en ti. Si te dices que sí puedes, en tu ser y en tu mente vas a tener la fortaleza para realizar el sueño y la meta que quieras”.

Gracias al programa Niñas con Oportunidades de CARE Perú, hoy 4 500 niñas y adolescentes de zonas rurales pueden terminar el colegio y recibir una educación integral que incluya habilidades para la vida. Gracias a su currículo que incluye educación en ciudadanía y habilidades socioemocionales, educación sexual integral y empoderamiento económico, ellas son capaces de armar su plan de vida y tener la base necesaria para alcanzar sus sueños.

Así como la historia de Celia, miles de niñas y adolescentes aún están esperando la oportunidad de crear su propio camino y cambiar su realidad. Con tu ayuda, podrán hacer realidad sus proyectos y ser Dueñas de su Historia.

Súmate a nosotros y ayúdanos a seguir construyendo un país con igualdad de oportunidades. Únete al reto por la educación y sigue colaborando para que más niñas y adolescentes de zonas rurales puedan cambiar su futuro.

Nuestros números de cuenta:

Cuenta de corriente soles BCPCuenta de Ahorros soles Scotiabank
193-2219588-0-79970-0677462
CCI: 002-193-002219588079-18CCI : 009-170-209700677462-28

Si tienes alguna consulta, no dudes en escribirnos.

La educación integral debe abarcar no solo la parte cognitiva, sino también habilidades sociales y emocionales para que las niñas, niños y adolescentes puedan desarrollarse tanto a nivel intelectual como personal. Así, tendrán las herramientas necesarias para afrontar la vida, estableciendo planes y abriendo nuevas oportunidades para su futuro.

El enfoque de habilidades para la vida permite que los adolescentes adquieran las aptitudes necesarias para el desarrollo humano y para enfrentar en forma efectiva los retos de la vida diaria, según señala la Organización Panamericana de la Salud. En ese sentido, CARE Perú viene trabajando desde el 2016 con el programa Niñas con Oportunidades, que tiene como objetivo que las estudiantes de zonas rurales culminen la secundaria en edad oportuna y con habilidades para la vida.

Tres módulos con habilidades que todas necesitan

El proyecto, que se centra en los departamentos de Amazonas, Lambayeque, Cajamarca y Huancavelica, abarca tres módulos que se desarrollan durante todo el año escolar: educación en ciudadanía y habilidades socioemocionales, educación sexual integral y empoderamiento económico. Para hacerlo posible, se capacita y se trabaja de la mano con docentes de ciencias sociales, tutoría y de educación para el trabajo.

Durante todo el proceso, el programa brinda herramientas que las adolescentes pueden aplicar en su vida diaria. En el primer módulo aprenden sobre el manejo de emociones, comunicación efectiva, organización del tiempo, responsabilidad, metas personales, perseverancia, sociabilidad, respeto, pensamiento crítico, autoconfianza, autoestima, entre otros. Así, fortalecen su seguridad, se conocen a sí mismas y desarrollan habilidades sociales.

Sobre esto, Maclovio Olivares, jefe del proyecto, comenta que “CARE Perú tiene más de 20 años trabajando por la educación del país, sobre todo en temas rurales. Trabajamos con inicial y primaria, pero nos dimos cuenta de que no había continuidad con la secundaria; faltaba el desarrollo en habilidad socioemocionales que les permita, a ellas y a la familia entera, cumplir sus metas”.

En el módulo de educación sexual aprenden sobre prevención de enfermedades, planificación familiar y a cómo vivir una sexualidad libre de violencia. Esto es vital en su formación, sobre todo si tenemos en cuenta las altas cifras de embarazo adolescente que hay en el país: 12 de cada 100 adolescentes peruanas están embarazadas o ya son madres, siendo el porcentaje mayor en zona rural (Endes, 2018).

Finalmente, se les enseña sobre planificación, presupuesto, ahorro, gasto responsable y a cómo construir un plan de emprendimiento para que creen sus propios negocios. Estos ingresos les permiten, en algunos casos, seguir estudiando, movilizarse e incluso ahorrar para continuar sus estudios con una carrera técnica o universitaria al terminar la escuela. “En el eje de empoderamiento económico empiezan a desarrollar proyectos con sus familiares. Esto cambia la visión de la familia, ya que pueden ver que la educación sí te da oportunidades para la vida”, comenta Maclovio Olivares.

https://www.instagram.com/p/CGdWMgEpqWM/

Nuevas oportunidades: Listas para el futuro

El currículo de Niñas con Oportunidades va desde el desarrollo de habilidades blandas hasta habilidades emprendedoras y de empoderamiento económico con el fin de que las adolescentes no solo estén motivadas para culminar el colegio en edad oportuna, sino que también puedan crear un plan de vida y tengan nuevas aspiraciones al terminar el colegio.

Por un lado, los beneficios de lograr una educación secundaria universal para las niñas son diversos: a nivel económico, les permitirá tener mejores ingresos a futuro y lograr una estabilidad. El Banco Mundial resalta que también traería beneficios a nivel social como eliminar el matrimonio infantil, reducir de manera importante la maternidad prematura y aumentar la capacidad de las mujeres de tomar decisiones y lograr su bienestar psicológico.

En cuanto a las habilidades para la vida, son esenciales para un pleno desarrollo social, emocional y laboral. De acuerdo con un estudio del Banco Mundial, habilidades como la determinación, proactividad, adaptabilidad, honestidad y la capacidad de trabajar en equipo son muy valoradas en las futuras empleadas.

Además, las habilidades socioemocionales son la base para lograr el éxito y, como menciona Inés Kudó, especialista senior en educación del Banco Mundial, «en muchos casos, mejoran las posibilidades de salir de la pobreza ya que permiten obtener un mejor trabajo, mantenerlo y rendir mejor en él (…) sirven para tener relaciones más saludables con la familia, con la sociedad y con la comunidad». No cabe duda de que, con habilidades para la vida, las niñas y adolescentes están mejor preparadas para cambiar su futuro y ser Dueñas de su historia.

Súmate a nosotros y ayúdanos a seguir construyendo un país con igualdad de oportunidades. Únete al reto por la educación y sigue colaborando para que más niñas y adolescentes de zonas rurales puedan cambiar su futuro.

Nuestros números de cuenta:

Cuenta de corriente soles BCPCuenta de Ahorros soles Scotiabank
193-2219588-0-79970-0677462
CCI: 002-193-002219588079-18CCI : 009-170-209700677462-28

Si tienes alguna consulta, no dudes en escribirnos.

Ante la crisis global provocada por la pandemia, miles de empresas en el Perú se han visto afectadas, sobre todo, aquellos negocios pequeños como las bodegas, que particularmente, están sufriendo más los estragos de los más de cien días de aislamiento social obligatorio.

Para impulsar la reactivación económica, el Estado creó el programa Reactiva Perú, que, según un informe del Ministerio de Economía y Finanzas, ha beneficiado a 71 553 empresas hasta el cierre de mayo. Gracias a este esfuerzo, ciertas microempresas han recibido un monto promedio de crédito de 15 000 soles.

A pesar de este esfuerzo, muchos pequeños negocios no han podido acceder al beneficio. De acuerdo con el Ministerio de la Producción (Produce), existen 3.6 millones de microempresas en el Perú, estas representan el 96.2% del total de empresas a nivel nacional. Detrás de ellas existen muchos emprendedores que ya antes de la pandemia requerían mayor acceso a crédito y otros que carecían de acceso a un sistema financiero regulado.

No cabe duda alguna de que la pandemia solo ha complicado la situación, poniendo la valla bastante alta para retomar las labores ahora que la cuarentena se ha flexibilizado. Ante esta realidad, el conocimiento de finanzas es vital para evitar cometer errores previos, así como, para planificar de forma adecuada la reactivación económica de los negocios.

Tres conceptos básicos que debes saber

Las finanzas pueden ser simples si se mantiene un orden y una adecuada planificación. Uno de los conceptos claves que todo emprendedor debe manejar es el fujo de caja, que permite tener una proyección de costos y ganancias. Se trata de un informe financiero de un periodo específico que muestra los ingresos y egresos del negocio. Esta información es fundamental para tomar decisiones sobre préstamos, inversiones y para saber actuar ante emergencias.

Otro concepto es el de liquidez, el cual se refiere todos los recursos de la empresa que se pueden convertir en dinero con el fin de cumplir con compromisos predeterminados como deudas o pago de préstamos. Finalmente, el concepto de responsabilidad tributaria es vital para cumplir con las obligaciones a nivel país y mantener el negocio de manera formal.

¡Mucho cuidado! Errores financieros comunes en época de crisis

Es normal que, ante la crisis, las personas tiendan a tomar decisiones apresuradas, pero esto no se lo puede permitir el dueño de un negocio. Cuando se tiene un emprendimiento, lo más recomendable es tomar en cuenta todos los factores y analizar bien los pros y contras antes de tomar alguna decisión que pueda afectar a la empresa.

Con el fin de prevenirlos para que no caigan en las mismas equivocaciones, Jack Burga, jefe de Inclusión Financiera de CARE Perú, indica cuatro de los errores más comunes que cometen los emprendedores y los dueños de pequeños negocios en épocas de emergencia como la actual:

  1. No conocer el interés efectivo real de su crédito.
  2. Sobrestimar su capacidad de pago y tener cuotas que el negocio no puede pagar.
  3. Mezclar el dinero del negocio con el de la familia y gastar en las necesidades de la casa. Esto provoca que luego no tengan capital de trabajo para el negocio.
  4. No renegociar márgenes de ganancia con los proveedores de productos.

Tendencias que guiarán las finanzas luego de esta pandemia

El especialista indica que, posterior a la pandemia, algunos puntos financieros que se consolidarán son el financiamiento de mediano y largo plazo, así como la mayor presencia de las Fintech y de los créditos virtuales, que hoy ya empiezan a marcar la tendencia en el mercado.

De igual forma, agrega que las tasas de interés para MYPEA del sistema financiero se mantendrán entre 30 y 40% mayormente, y que se dará una mayor exigencia en la evaluación crediticia por parte de las entidades financieras y microfinancieras.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para garantizar y fomentar la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el KitCARE, un producto que trabaja las áreas de nutrición y reactivación económica de los pequeños negocios.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, motivándolas a realizar sus compras en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.