Ad
Ad
Ad
Tag

Educación

Browsing

En la provincia de Huaytará, Huancavelica, a más de 2 600 metros de altura, Celia Ramos, junto con cuatro compañeros, creó un producto nuevo que revolucionó la comunidad. Ellos asistían al colegio secundario Manuel Gonzáles Prada y en la clase de educación para el trabajo aprendieron sobre empoderamiento económico. Como parte de su proyecto de emprendimiento decidieron crear un pan de sanky, una fruta originaria de la región.

Tras recibir varias clases durante el año escolar, perfeccionaron su receta. Ya con el pan listo, empezaron a venderlo dentro y fuera del colegio. Poco a poco se hicieron conocidos en la comunidad y cada vez más personas pedían el pan, encantados con el sabor y la innovación de los escolares.

Eso no fue todo, con el apoyo de su tutora Rubí, decidieron postular su proyecto al concurso de emprendimiento de CARE Perú y ¡resultaron ganadores! Con el premio, pudieron equipar el colegio con un horno y artefactos, lo que hizo posible que se abra un taller de panadería en su escuela. De esta forma, más niños, niñas y adolescentes recibieron clases y crearon nuevos productos. “A partir de eso, los alumnos empezaron a hacer otros proyectos, por ejemplo, hicieron helados de frutas, productos de sanky, de alverjita”, comenta Celia.

Los beneficios del sanky

El sanky es una fruta de aspecto verde y redondo que crece en la altura, al sur del Perú, rodeado de espinas dentro de una especie de cactus que puede alcanzar hasta dos metro y medio de alto. Por mucho tiempo estuvo olvidado, pero en los últimos años se ha empezado a revalorizar. Gracias a proyectos innovadores como el de Celia, su consumo se ha vuelto a impulsar.

Ella eligió este fruto porque crece en la región y por sus beneficios a la salud. “El sanky es ácido, es bueno para el hígado y tiene muchas propiedades”, señala. Además de su alto contenido de vitamina C, aporta energía y es un antioxidante natural. Muchos pobladores lo consumen en jugos, mazamorras o directamente como fruto, sobre todo para hidratarse en largas caminatas. Además, le dan uso medicinal, pues ayuda a prevenir la gastritis y las enfermedades del hígado.

Una experiencia que abre nuevas oportunidades

Esta experiencia ha sido muy enriquecedora para Celia, quien ha adquirido habilidades en innovación, trabajo en equipo y perseverancia. Además, le ha traído nuevas posibilidades para su futuro. Así, por ejemplo, le gustaría abrir una repostería para vender no solo el pan de sanky, sino también otros productos.

Actualmente cursa el quinto año de secundaria y ya tiene planes para su futuro. “Terminando el colegio quiero ingresar a una universidad o instituto. No es tan fácil, pero quiero seguir estudiando con el apoyo de mi familia”, señala. Además, deja un mensaje para otras niñas y adolescentes: “Todo se puede con tu propio esfuerzo. Solo tienes que creer en ti. Si te dices que sí puedes, en tu ser y en tu mente vas a tener la fortaleza para realizar el sueño y la meta que quieras”.

Gracias al programa Niñas con Oportunidades de CARE Perú, hoy 4 500 niñas y adolescentes de zonas rurales pueden terminar el colegio y recibir una educación integral que incluya habilidades para la vida. Gracias a su currículo que incluye educación en ciudadanía y habilidades socioemocionales, educación sexual integral y empoderamiento económico, ellas son capaces de armar su plan de vida y tener la base necesaria para alcanzar sus sueños.

Así como la historia de Celia, miles de niñas y adolescentes aún están esperando la oportunidad de crear su propio camino y cambiar su realidad. Con tu ayuda, podrán hacer realidad sus proyectos y ser Dueñas de su Historia.

Súmate a nosotros y ayúdanos a seguir construyendo un país con igualdad de oportunidades. Únete al reto por la educación y sigue colaborando para que más niñas y adolescentes de zonas rurales puedan cambiar su futuro.

Nuestros números de cuenta:

Cuenta de corriente soles BCPCuenta de Ahorros soles Scotiabank
193-2219588-0-79970-0677462
CCI: 002-193-002219588079-18CCI : 009-170-209700677462-28

Si tienes alguna consulta, no dudes en escribirnos.

Cuando hablamos de educación integral y de calidad, muchas veces olvidamos una parte fundamental en la formación de niñas, niños y adolescentes: las habilidades socioemocionales. Estas constituyen una pieza clave para que aprendan a conocer lo que sienten y a transmitirlo de manera adecuada, sentando las bases para establecer relaciones sanas, interactuar de forma apropiada y ser mejores ciudadanos.

Según el programa Colaborativo para el Aprendizaje Académico, Social y Emocional (CASEL) el aprendizaje socioemocional se define como el proceso a través del cual se adquieren y aplican los conocimientos, las habilidades y las actitudes para desarrollar identidades saludables, manejar las emociones y lograr metas, sentir y mostrar empatía, mantener relaciones de apoyo y tomar decisiones responsables.

Maclovio Olivares, jefe de educación de CARE Perú, resalta que, entre ellas, deben trabajarse la responsabilidad, metas personales, emociones, autocontrol, perseverancia, autoeficiencia, organización del tiempo, sociabilidad, respeto, pensamiento crítico, autoconfianza, autoestima y habilidades comunicativas. Todas ellas necesarias para formar a adolescentes responsables emocional y socialmente.

¿Por qué es necesario incorporar estas habilidades en la educación?

Estas habilidades son esenciales para la educación, la vida y el desarrollo humano. Tal como lo confirma el programa CASEL, las diversas investigaciones han comprobado que trabajar habilidades socioemocionales deja los siguientes beneficios:

  • Mejora de las habilidades sociales y emocionales, actitudes, relaciones, desempeño académico y percepciones del ambiente escolar y del aula de los estudiantes.
  • Disminución de la ansiedad, problemas de conducta y el uso de sustancias.
  • Mejoras a largo plazo en las habilidades, actitudes, comportamiento prosocial y rendimiento académico de los estudiantes.

Definitivamente, son la base para lograr éxito en la escuela y en la vida, pues permiten formar adultos responsables, respetuosos y autosuficientes, que son capaces no solo de alcanzar sus metas, sino también de entender las necesidades ajenas y de contribuir como ciudadanos para alcanzar un país mejor y más igualitario.

Ante la gran brecha de género y la desigualdad educativa, que afecta principalmente a zonas rurales del país, es vital hacer foco en las niñas y adolescentes, quienes necesitan estar mejor preparadas. Con el fin de lograr a su desarrollo integral, CARE Perú viene desarrollando desde el 2016 el proyecto Niñas con Oportunidades, que tiene como objetivo que las estudiantes adolescentes (mujeres) de zonas rurales del país culminen la secundaria con habilidades para la vida.

Para lograrlo, trabajamos en conjunto con el Estado, los docentes, las escolares y sus familias. A través de 3 módulos, las estudiantes aprenden sobre educación en ciudadanía y habilidades socioemocionales, educación sexual integral y empoderamiento económico. De esta forma, se les brinda las herramientas necesarias para que puedan cumplir su plan de vida y tengan acceso a mejores oportunidades una vez graduadas de la escuela.

Docentes y estudiantes: un trabajo conjunto

Para todo esto, el rol del docente es clave, pues es el encargado de transferir los conocimientos, tiene una visión más completa de las fortalezas y debilidades de cada estudiante y es un agente de cambio en el aula. Niñas con Oportunidades hace hincapié en esto, empoderando y capacitando a maestros y maestras en estos temas para que desarrollen el currículo del programa durante todo el año escolar con sus estudiantes.

“Trabajamos muy de la mano con docentes de ciencias sociales y tutoría para habilidades socioemocionales y educación sexual integral; y con profesores de educación para el trabajo para el eje de empoderamiento económico. Al final, todos ganan, el profesor aprende estrategias para desarrollar mejor sus enseñanzas, la UGEL lo certifica y las niñas y familias se benefician”, comenta Maclovio Olivares, jefe del proyecto.

Sobre la educación socioemocional, Olivares añade que “los niños y niñas del país necesitan ser escuchados, sentirse valorados, ser autónomos y desarrollar habilidades en ciudadanía, por eso, nuestro currículo en Niñas con Oportunidades va desde el lado más blando con habilidades emocionales y educación sexual integral hasta darles el empoderamiento económico para que tengan un plan de vida que puedan cumplir”. Así, al terminar el colegio pueden tener una meta clara y las herramientas básicas para alcanzarla.

Hoy, este proyecto se encuentra en campaña a través de “Dueñas de su Historia”, en la que buscamos visibilizar que los sueños de una niña pueden convertirse en una gran historia. Conoce más sobre esta y otras iniciativas en www.care.org.pe o sé parte de nuestra lucha por una educación inclusiva y con justicia social para niños y niñas convirtiéndote en aliado o aliada de CARE Perú aquí.

Más de 2 mil tabletas, fichas de autoaprendizaje y kits de prevención ante el COVID-19, fueron entregados a niñas y niños en Cajamarca, Amazonas, Huánuco y Pasco.

Con el propósito de promover el acceso a una educación de calidad, inclusiva y con igualdad de oportunidades para niñas y niños de zonas rurales, CARE Perú en alianza con el Ministerio de Educación, entregaron 2288 tabletas con contenidos interactivos, innovadores y educativos, contribuyendo al cierre de las brechas tecnológicas tan visibilizadas, sobre todo en tiempos de pandemia.

Los contenidos que miles de niñas y niños encontrarán en estos dispositivos responden a sesiones didácticas e interactivas en comunicación, matemática y en diferentes materias curriculares dirigidas a estudiantes de 1ro a 6to grado de primaria. En las aplicaciones educativas de Aprendemos+ (CARE) y Kolibrí, las niñas y niños desarrollarán un aprendizaje autónomo, el cual se evaluará de forma offline por las mismas aplicaciones y posteriormente se compartirá con los docentes a través de agentes comunitarios educativos.

Asimismo, las personas beneficiadas recibirán un kit de fichas de autoaprendizaje en distintas áreas curriculares y un kit de prevención para protegerse ante el COVID-19, que incluye: mascarilla, jabón líquido y alcohol. De esta manera, no solo perseguimos una continuidad con inclusión tecnológica en su educación, sino también el bienestar integral de las niñas y niños de las cuatro regiones.

En la ceremonia de entrega que se realizó a través del Facebook de CARE Perú, la Directora Nacional, Marilú Martens, evidenció el impacto que representa para la educación rural esta acción. “Muchos estudiantes no solo están recibiendo una tabletas sino una estrategia educativa. Lo que queremos es generar alianzas, y en conjunto,  lograr una educación inclusiva de calidad y con enfoque de género. Queremos que con la evidencia del impacto, proyectos como este, puedan ser escalables”, señaló.

Por su parte, el Ministro de Educación, Martín Benavides resaltó que “Estamos muy comprometidos en el sentido que debemos cerrar las brechas y llevar calidad a los lugares más lejanos del país desde el primer momento en que nos tocó responder a esta situación compleja. No podemos ni debemos actuar solos. Necesitamos ir de la mano con los gobiernos regionales y empresas privadas. Hemos trabajado juntos estas iniciativas. Nos hemos beneficiado de la innovación del sector público y privado siempre con la mira de  ofrecer igualdad de oportunidades con la mira de calidad”

Dicha entrega se realiza en el marco del proyecto Aprendemos+ Crecemos y Emprendemos Siempre de CARE Perú en alianza con el Ministerio de Educación. Desde el 2019, el proyecto implementa propuestas innovadoras diseñadas para mejorar el servicio educativo nacional. Para ello, se desarrolla una currícula en habilidades sociales, educación sexual integral y empoderamiento económico, con el fin de que las niñas, niños y adolescentes terminen la educación secundaria a una edad oportuna.

Conversatorio

Cerrando las brechas digitales, abrimos paso una nueva educación.

Posted by CARE Perú on Thursday, October 15, 2020

Durante el Estado de Emergencia, el proyecto no ha detenido sus actividades. En cambio, la estrategia de educación a distancia ha comprendido telesoporte socioemocional a las familias, módulos y asesorías virtuales desde la plataforma educativa de Aprendemos+, y el rol protagónico de los agentes comunitarios educativos, quienes han sido un puente entre la comunidad y el Estado.

CARE Perú continuará trabajando por la educación con igualdad de oportunidades para niñas, niños y adolescentes del país, como es en el caso del proyecto Niñas con Oportunidades: iniciativa que busca que miles de niñas terminen el colegio en edad oportuna y con un plan de vida para su futuro. Hoy, este proyecto se encuentra en campaña a través de “Dueñas de su Historia”, en la que buscamos visibilizar que los sueños de una niña pueden convertirse en una gran historia.

Conoce más sobre esta y otras iniciativas en www.care.org.pe o sé parte de nuestra lucha por una educación inclusiva y con justicia social para niños y niñas convirtiéndote en aliado o aliada de CARE Perú aquí.

Millones de personas en el mundo han sido afectadas por la emergencia a causa del COVID-19. Ya sea en el ámbito social o económico, la pandemia tiene un efecto devastador en las poblaciones más vulnerables, profundizando las desigualdades. En estos tiempos, las mujeres y niñas enfrentan nuevos retos para lograr su empoderamiento y desarrollar sus proyectos de vida.


Los Análisis Rápidos de Género de CARE han demostrado que las mujeres permanecen sistemáticamente excluidas de la toma de decisiones de respuesta a nivel local y comunitario, y que la crisis está levantando barreras para su participación. Por ese motivo, cobra mayor importancia proteger sus derechos, así como trabajar por el fortalecimiento de la educación, la igualdad de género y la inclusión de las voces de mujeres en todos los espacios de toma de decisiones.


En CARE Perú sabemos que para mejorar el futuro del país necesitamos brindar más oportunidades a las niñas peruanas. Una niña con educación de calidad tiene las herramientas para combatir la desnutrición, el analfabetismo, la violencia y otras causas que generan la pobreza. De esta forma, la transformación de sus vidas permitirá que ellas construyan hogares más sólidos que, a su vez, generarán nuevos cambios positivos en su entorno.


Desde el 2016, a través del proyecto Niñas con Oportunidades, venimos trabajando por empoderar a miles de niñas y adolescentes de zonas vulnerables. Nuestro objetivo es que puedan culminar sus estudios escolares a una edad oportuna y con mejores posibilidades para lograr todos sus objetivos y sus sueños.


Por ello, trabajamos el eje de ‘habilidades para la vida’, que incluye competencias de ciudadanía y convivencia democrática, habilidades socioemocionales, empoderamiento económico en capacidades para desarrollar emprendimientos y promover una cultura financiera, y educación sexual integral. En paralelo, trabajamos con las familias, capacitamos a docentes, y articulamos acciones a favor de niñas y adolescentes con el Estado.

Hasta la fecha, hemos logrado que en Chincha y Huaytará 14 054 estudiantes del nivel secundaria sean empoderados en habilidades para la vida y más de 4 000 familias beneficiadas. El proyecto Niñas con Oportunidades ha conseguido un 64% de reducción de la deserción escolar y un 75% de reducción de embarazos adolescentes en las zonas rurales de intervención.

Yadira – Niñas con oportunidades

Desde CARE Perú reafirmamos nuestro compromiso para impulsar el desarrollo del país a través de la educación con igualdad de oportunidades. Seguiremos trabajando por garantizar el acceso a una educación de calidad en espacios urbanos y rurales para todas y todos.

El apoyo que podamos recibir, nos permitirá lograr que más niñas accedan a una educación de calidad y puedan decidir por un mejor futuro. Puedes ser parte de Niñas con Oportunidades en el siguiente enlace: https://bit.ly/3j9nmRp