Ad
Ad
Ad
Tag

CARE

Browsing

La pandemia por la COVID-19 ha afectado de forma directa a miles de pequeños negocios que han tenido que paralizar o cesar totalmente sus actividades por el aislamiento social. Varios de ellos incluso han tenido que cerrar por falta de ventas y liquidez.

Para tener una idea más concreta del impacto, un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que 8 de cada 10 negocios de América Latina y el Caribe están siendo fuertemente afectados por la crisis. Las empresas con menor trayectoria son las más afectadas, mientras que los emprendimientos del sector tecnológico y las empresas jóvenes más dinámicas han sido afectados en una menor medida.

La emergencia ha generado que se presenten diversas dificultades para los pequeños negocios, por ejemplo: retrasos en la producción por falta de personal, brechas para acceder a insumos por ausencia de transporte, así como, que no puedan operar a distancia y atender pedidos por Internet por falta de recursos.

Como resultado, miles de peruanos han perdido su fuente de ingresos diaria. Datos de INEI indican que, entre marzo y mayo, más de 2.3 millones de personas quedaron desempleadas solo en Lima Metropolitana. Para mantenerse durante la crisis, muchos han tenido que recurrir a préstamos o a sus ahorros. Una investigación del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) realizada en mayo de este año, señala que el 75% de peruanos usó sus ahorros para sobrevivir a la crisis, siendo esto más frecuente entre trabajadores independientes.

¿Cómo reducir el impacto de la pandemia en mi negocio?

Con el fin de proteger los negocios y minimizar el impacto de la COVID-19, Jack Burga, jefe de inclusión financiera de CARE Perú, aconseja que lo primero que se debe hacer es buscar refinanciar las deudas, para ello, hay que fijarse en tres aspectos principales:

  1. La tasa de interés efectiva de la refinanciación.
  2. El plazo en el cual se realizará la refinanciación.
  3. La cuota mensual a pagar, que no debería ser más del 40% de la utilidad real de la empresa. Este factor es importante pues se necesitará al menos otro financiamiento para cubrir el capital perdido y lo óptimo es que esta cuota se pague con otro 40% de la utilidad. Así, finalmente se puede tener al menos un 20% para reponer el capital perdido.

Además de esto, es vital amoldarse a las nuevas tendencias del mercado en este nuevo contexto, que ahora requiere mayor presencia en redes sociales y la incorporación de comercio electrónico.

Para empresas que recién empezarán a incorporar la tecnología en sus modelos de negocio, lo recomendable es que busquen apoyo para crear una página en Facebook y manejar la comunicación por WhatsApp. Asimismo, deberían empezar de forma segura, ofreciendo productos que están embolsados y con cobranza contra entrega.

Finalmente, pueden adherirse a programas del Ministerio de Producción para llegar a más personas. En el caso de las bodegas, por ejemplo, existe el programa “Tu empresa”, que cuenta con una página y una aplicación que permiten mostrar los productos e indicar la ubicación del negocio.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para fomentar la reactivación económica de los pequeños negocios. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que, además, trabaja el área de nutrición, reforzando la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres.

El Kit consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, a la cual pueden acceder en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

Una alimentación balanceada, sumada a una adecuada higiene, reduce los riesgos de contraer enfermedades como diabetes, cardiopatías y obesidad. Sigue estos consejos para comer de forma segura y nutritiva.

Todo lo que comemos afecta a nuestro organismo, sea de manera positiva o negativa, por eso, debemos tener especial cuidado con nuestra dieta diaria. Una buena alimentación nos protege de la malnutrición y de las enfermedades no transmisibles, tales como las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y el cáncer, como menciona la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el contexto actual de COVID-19, es todavía más importante comer bien. Aunque no se ha confirmado que determinadas dietas reduzcan las posibilidades de contagio, una alimentación balanceada contribuye, entre otros puntos, a mantener un sistema inmunológico saludable, reduciendo el impacto del virus en nuestro cuerpo.

Además, si incluimos el ejercicio diario y la ingesta de frutas y verduras, disminuiremos el riesgo de sufrir obesidad. Recordemos que las personas con diabetes, con el sistema inmunitario debilitado y con obesidad tienen mayor riesgo de presentar complicaciones por este nuevo virus.

La OMS resalta que los hábitos alimentarios saludables inician en los primeros años de vida. De hecho, la leche materna es el primer alimento nutritivo para los bebés, esta favorece a su sano crecimiento y mejora su desarrollo cognitivo. Es esencial que las niñas y niños aprendan a alimentarse de forma saludable y que conozcan los beneficios de hacerlo. Así, podrán crecer sanos y serán conscientes de la importancia de mantener una dieta balanceada también en la adultez.

Consejos para una alimentación saludable

Una alimentación adecuada y suficiente contribuye con el mantenimiento y mejora del estado de salud y nutrición. Paul Lucich, jefe de nutrición de CARE Perú, resalta que, para contar con una alimentación saludable, debemos:

  • Consumir diariamente frutas y verduras de distintos colores, y de preferencia de la estación.
  • Comer diariamente un alimento de origen animal, como carnes, vísceras, sangrecita, pescado, huevos y lácteos.
  • Incluir menestras, tanto como plato principal, como ingrediente de otras preparaciones como ensaladas.
  • Disminuir el consumo de azúcares en comidas y bebidas.
  • Consumir con moderación arroz, pan y fideos.
  • Disminuir el consumo de sal en las comidas.

Higiene para prevenir enfermedades

La higiene diaria contribuye a mantener un buen estado de salud. En ese sentido, lavarse las manos es crucial para prevenir infecciones respiratorias y diarreicas. Al hacerlo, evitamos que los microbios y virus se propaguen, incluido el causante de la COVID-19. Para hacerlo de forma correcta, debemos refregar las manos por al menos 20 segundos empleando agua y jabón. Una vez terminado este proceso, se deben secar por completo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indican que los momentos más importantes para lavarse las manos son antes, durante y después de preparar alimentos, antes de comer, al tratar una herida, después de ir al baño, de toser o estornudar, así como, luego de cambiar pañales, tocar animales, manipular alimentos para mascotas o tocar la basura.

Se debe tener especial cuidado con la higiene cuando se preparan alimentos. Al cocinar, debes lavarte las manos frecuentemente, en especial, después de manipular carne, aves, pescado o huevos crudos, así se evita la contaminación cruzada. De igual forma, se deben lavar bien los alimentos antes de prepararlos y desinfectar las mesas de cocina antes y después de ser usadas.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) alerta que la falta de medidas de higiene corporal puede ser causa de enfermedades como la sarna o escabiosis, la micosis o los hongos. Para evitarlo, debemos bañarnos diariamente, secar bien todas las partes del cuerpo, cambiar cada día las prendas de vestir que están en contacto con la piel, mantener las uñas limpias y cortas, y lavar el cabello con champú de forma frecuente.

No menos importante es la higiene bucal. Para evitar las caries y posibles infecciones debemos cepillar los dientes al levantarnos, antes de dormir y después de cada comida. Asimismo, evitar los excesos de golosinas entre comidas y visitar al odontólogo periódicamente.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para garantizar y fomentar la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el KitCARE, un producto que trabaja las áreas de nutrición y reactivación económica de los pequeños negocios.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y una canasta de alimentos no perecibles, motivándolas a realizar sus compras en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.