Ad
Ad
Ad
Tag

CARE Perú

Browsing

Las medidas preventivas por la pandemia han generado cambios en la forma en que consumimos. El comercio electrónico se empieza a consolidar como una de las mejores formas de seguir vendiendo: a la vez que evita que las personas tengan que salir de sus casas, asegura que los emprendedores puedan elevar sus ventas.

Hay que recordar que la COVID-19 ha causado un gran impacto económico sobre los pequeños negocios. Algunos de ellos han llegado a disminuir sus ventas hasta en 80%, otros han perdido el 100% de su capital de trabajo y, en muchos casos, sus deudas originales se han multiplicado.

Como respuesta, muchos emprendedores están empezando a optar por incluir la tecnología en sus negocios para evitar más pérdidas. Algunos han optado por crear aplicativos (apps) para que más personas puedan comprar con un solo clic. Otros han aprovechado para crear páginas de Facebook y promocionar sus productos en Marketplace, una herramienta de Facebook que sirve para promover la venta de productos y servicios entre los usuarios de la red social.

¿Qué acciones concretas puedo implementar en mi bodega?

No hay duda de que, ante el contexto, es esencial que los emprendedores se reinventen. Las bodegas, en específico, deben empezar a adaptarse a “la nueva normalidad”, para ello, pueden empezar siguiendo estos consejos:

  1. Realizar las ventas utilizando las redes sociales. Facebook, por ejemplo, es una de las más conocidas y básicas; sin embargo, Instagram también posee herramientas que facilitan la muestra de productos y las transacciones.
  2. Comunicar a sus clientes sus servicios de delivery gratis para socios cercanos y por un monto superior a los 30 soles. Una estrategia efectiva es reforzar la confianza del cliente ofreciendo ciertos servicios gratuitos que creen una experiencia positiva.
  3. Crear una página web y/o en Facebook para su negocio y actualizar sus productos y ofertas. Así los podrán encontrar de forma más rápida e incluso, comprar online.
  4. Enviar sus ofertas por WhatsApp. Se trata de una de las aplicaciones más usadas actualmente, por eso, enviar semanal o mensualmente una lista de precios especiales, ayuda mantener la recordación de la marca.
  5. Para clientes muy conocidos brindar créditos para cobrarlos al fin de semana. Nuevamente, se trata de crear un ambiente de confianza y también acoplarse a la realidad económica de los usuarios.

A tener en cuenta: lecciones financieras que nos deja esta pandemia

Con el fin de que los emprendedores no cometan los mismos errores que antes, Jack Burga, jefe de inclusión financiera de CARE Perú, enumera, a continuación, cuatro lecciones que nos ha dejado la pandemia y que vale la pena tener en cuenta en adelante:

  • Es importante tener en stock la mínima cantidad posible de productos de rápido deterioro. Es decir, cuidar de no llenarse de muchos productos perecibles que, además, sean dificultosos de vender o transportar.
  • Se debe conocer bien a los clientes (sus necesidades, hábitos, la forma en que compran) e intentar mantenerlos como clientes permanentes.
  • Estar atentos a las necesidades principales de los clientes y contactarse con ellos para ofrecerles los productos o servicios.
  • Financiar el stock con productos de los proveedores y negociar márgenes y plazos de renovación y pago.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para fomentar la reactivación económica de los pequeños negocios. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que, además, trabaja el área de nutrición, reforzando la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, a la cual pueden acceder en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

Mantener una alimentación balanceada es muy importante para prevenir diversos tipos de enfermedades, entre ellas, la desnutrición y la anemia. Contrario a lo que muchas personas creen, comer bastante no significa, necesariamente, comer saludable. Una alimentación es saludable cuando es variada y aporta todos los nutrientes que cada persona necesita para fortalecer su sistema y mantenerse en buen estado.

En todo el mundo, las dietas insalubres y la falta de actividad física están entre los principales factores de riesgo para la salud, según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS). En la actualidad, la alta producción de alimentos procesados y los cambios en los estilos de vida han dado como resultado que se incremente el consumo de alimentos altos en calorías, grasas, azúcares y sal, olvidando la importancia de las frutas y verduras.

Es primordial saber que la composición exacta de alimentos de una dieta equilibrada y saludable depende de los hábitos y necesidades de cada persona, así como de su contexto; sin embargo, existen principios básicos de nutrición que instan a incluir todos los grupos de alimentos en la dieta, esto es: carnes, huevo, legumbres, grasas, leche y sus derivados, frutas y verduras.

Frutas y verduras diarias para prevenir enfermedades

De acuerdo con estimaciones de la OMS, cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y verduras. Ingerir estos alimentos ayuda a prevenir la carencia de micronutrientes y las enfermedades crónicas como las cardiopatías, la diabetes, el cáncer o la obesidad.

Las frutas y verduras contienen vitaminas, minerales y otros componentes esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. La OMS aconseja consumir un mínimo de 400 gramos o cinco porciones de frutas y verduras diarias. Esta cantidad se puede cubrir si las familias acompañan cada comida con una porción de fruta y verduras de colores variados. En ese sentido, hay que:

  • Incluir verduras en todas las comidas.
  • Comer frutas frescas y verduras crudas entre comidas.
  • Elegirlas frescas según temporada y variarlas día a día.

¿Cuán importantes son las proteínas y qué alimentos las contienen?

El consumo de proteínas es fundamental para tener un cuerpo saludable. Aparte del agua, constituyen la mayor porción de sustancia de los músculos y órganos. Además, son el constituyente esencial de todas las células y sirven para reparar tejidos corporales. De acuerdo con la FAO, son necesarias para:

  • El crecimiento y el desarrollo corporal.
  • El mantenimiento y reparación del cuerpo, y para el reemplazo de tejidos desgastados o dañados.
  • Producir enzimas metabólicas y digestivas.

Las llamadas “proteínas de alto valor biológico” son aquellas que contienen aminoácidos esenciales para el organismo. Los alimentos que las contienen son los de origen animal, por ejemplo: la clara del huevo, las carnes o la leche. Durante la gestación y los primeros años de vida, cuando el crecimiento corporal es acelerado, es muy importante consumir alimentos con proteínas de este tipo.

En el caso de los alimentos de origen vegetal como los cereales, los frutos secos, las legumbres y las verduras, también otorgan proteínas al cuerpo; no obstante, poseen un escaso valor biológico.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para garantizar y fomentar la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el KitCARE, un producto que trabaja las áreas de nutrición y reactivación económica de los pequeños negocios. El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, motivándolas a realizar sus compras en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

La pandemia por la COVID-19 ha afectado de forma directa a miles de pequeños negocios que han tenido que paralizar o cesar totalmente sus actividades por el aislamiento social. Varios de ellos incluso han tenido que cerrar por falta de ventas y liquidez.

Para tener una idea más concreta del impacto, un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que 8 de cada 10 negocios de América Latina y el Caribe están siendo fuertemente afectados por la crisis. Las empresas con menor trayectoria son las más afectadas, mientras que los emprendimientos del sector tecnológico y las empresas jóvenes más dinámicas han sido afectados en una menor medida.

La emergencia ha generado que se presenten diversas dificultades para los pequeños negocios, por ejemplo: retrasos en la producción por falta de personal, brechas para acceder a insumos por ausencia de transporte, así como, que no puedan operar a distancia y atender pedidos por Internet por falta de recursos.

Como resultado, miles de peruanos han perdido su fuente de ingresos diaria. Datos de INEI indican que, entre marzo y mayo, más de 2.3 millones de personas quedaron desempleadas solo en Lima Metropolitana. Para mantenerse durante la crisis, muchos han tenido que recurrir a préstamos o a sus ahorros. Una investigación del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) realizada en mayo de este año, señala que el 75% de peruanos usó sus ahorros para sobrevivir a la crisis, siendo esto más frecuente entre trabajadores independientes.

¿Cómo reducir el impacto de la pandemia en mi negocio?

Con el fin de proteger los negocios y minimizar el impacto de la COVID-19, Jack Burga, jefe de inclusión financiera de CARE Perú, aconseja que lo primero que se debe hacer es buscar refinanciar las deudas, para ello, hay que fijarse en tres aspectos principales:

  1. La tasa de interés efectiva de la refinanciación.
  2. El plazo en el cual se realizará la refinanciación.
  3. La cuota mensual a pagar, que no debería ser más del 40% de la utilidad real de la empresa. Este factor es importante pues se necesitará al menos otro financiamiento para cubrir el capital perdido y lo óptimo es que esta cuota se pague con otro 40% de la utilidad. Así, finalmente se puede tener al menos un 20% para reponer el capital perdido.

Además de esto, es vital amoldarse a las nuevas tendencias del mercado en este nuevo contexto, que ahora requiere mayor presencia en redes sociales y la incorporación de comercio electrónico.

Para empresas que recién empezarán a incorporar la tecnología en sus modelos de negocio, lo recomendable es que busquen apoyo para crear una página en Facebook y manejar la comunicación por WhatsApp. Asimismo, deberían empezar de forma segura, ofreciendo productos que están embolsados y con cobranza contra entrega.

Finalmente, pueden adherirse a programas del Ministerio de Producción para llegar a más personas. En el caso de las bodegas, por ejemplo, existe el programa “Tu empresa”, que cuenta con una página y una aplicación que permiten mostrar los productos e indicar la ubicación del negocio.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para fomentar la reactivación económica de los pequeños negocios. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que, además, trabaja el área de nutrición, reforzando la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres.

El Kit consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, a la cual pueden acceder en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.