Ad
Ad
Ad
Tag

anemia

Browsing

La pandemia por la COVID-19 está afectando a millones de niñas, niños y adolescentes en etapa escolar alrededor del mundo, en temas relacionados a educación, salud, seguridad y alimentación, dejando, esto último, consecuencias negativas en su nutrición.

Con motivo de la emergencia nacional y el aislamiento social, este año las clases escolares en el Perú se están dando, por primera vez, de forma remota a través de Internet, televisión y radio, con el programa “Aprendo en Casa”. Como consecuencia, muchos menores han dejado de recibir desayunos y almuerzos escolares que eran esenciales para su desarrollo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que suspender los programas de comedores escolares por la pandemia pone en peligro la seguridad alimentaria y la nutrición de las niñas y niños vulnerables. Además, debilita su capacidad para afrontar enfermedades, aumentando el riesgo de enfermar.

En ese sentido, el secretario general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que, en el mundo, unos 310 millones de escolares (casi la mitad del total mundial) dependen de la escuela para tener una fuente sistemática de nutrición diaria. La falta de acceso a estos alimentos afecta el desarrollo integral de los menores y agrava las tasas preexistentes de malnutrición y anemia.

La falta de ingresos también afecta su alimentación

Otro de los problemas que afecta la nutrición de los escolares está relacionado con la reducción de ingresos debido a la pandemia. Ahora que pasan más horas en casa, las familias tienen que invertir más en su alimentación diaria; sin embargo, la emergencia ha recortado la cantidad de dinero que ganan. Según la OMS, esto provoca que reduzcan la inversión en salud y alimentación, lo cual afecta especialmente a las niñas, niños, mujeres embarazadas y madres lactantes.

Una encuesta de INEI hecha a familias de Lima Metropolitana y Callao durante la primera semana de mayo indica que un 14% de hogares no pudo comprar alimentos con alto contenido en proteínas como las carnes y el pescado. Uno de los principales motivos fue la falta de dinero (73%).

Como respuesta a esta necesidad, el servicio alimentario del Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma está entregando alimentos no perecibles, así como proteínas de origen animal y leche evaporada entera a las familias de los estudiantes, con el fin de atender a alrededor de 3 millones de estudiantes de más de 58 000 instituciones educativas públicas de todo el país. Si bien esta ayuda es esencial, el trabajo también recae sobre las madres y padres, quienes tienen ahora más responsabilidad en la alimentación de sus hijas e hijos.

¿Cómo lograr una buena alimentación en casa?

Paul Lucich, jefe de nutrición de CARE Perú, recuerda a los padres y madres que la lonchera constituye aproximadamente el 15% del aporte calórico diario. Para que las niñas, niños y adolescentes no pierdan este aporte alimentario ahora que están en casa, recomienda lo siguiente:

  • Definir un horario a media mañana y a media tarde para un refrigerio saludable, que incluya lo que idealmente una lonchera debería contener: un sándwich, una fruta y una bebida saludable como un jugo o agua de frutas o agua pura.
  • Se deben evitar los alimentos ultra procesados y golosinas.
  • En casa siempre existe la posibilidad de “estar picando” alimentos durante todo el día. Esto debe evitarse para evitar el consumo de alimentos no nutritivos o para evitar que “se llenen” y no consuman adecuadamente los alimentos principales: desayuno, almuerzo, cena.
  • Animarlos a aumentar el consumo de agua pura.

El hecho de que las niñas, niños y adolescentes pasen ahora más tiempo en casa puede ser aprovechado para inculcarles hábitos de alimentación saludable. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan, adicionalmente:

  • Enseñarles a comer frutas, verduras y productos integrales.
  • Incluir leche y productos lácteos bajos en grasa o descremados.
  • Ingerir proteínas a través de alimentos como las carnes, aves, pescado, lentejas y frijoles.
  • Servir porciones de tamaño razonable.
  • Animarlos a tener actividad física haciendo ejercicios en casa.

Sobre todo, se deben incluir alimentos ricos en hierro en la comida diaria como la sangrecita, el bazo, el hígado, el pescado de carne oscura y las carnes rojas, con el fin de prevenir la anemia. Recordemos que una dieta balanceada y saludable debe ser variada e incluir alimentos de origen animal ricos en proteínas, carbohidratos, grasas y azúcares saludables.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para garantizar y fomentar la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que trabaja las áreas de nutrición y reactivación económica de los pequeños negocios.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, motivándolas a realizar sus compras en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.

La anemia es un problema de salud pública severo en el Perú que afecta, principalmente, a la niñez. Según el INEI, el 40.1% de las niñas y niños de 6 a 36 meses de edad tiene anemia, lo cual pone en riesgo su desarrollo. Algunos de los departamentos con más casos son Puno, Cusco, Huancavelica, Ucayali, Loreto, Junín, Madre de Dios y Pasco.

Un menor con anemia puede presentar palidez, cansancio, pérdida de apetito, incremento de sueño, mareos e irritabilidad. Aunque estos son los síntomas más comunes, son pocos los casos en los que estas características aparecen, por eso, la anemia es conocida como una “enfermedad silenciosa”.

De acuerdo con el Ministerio de Salud (MINSA), una de sus principales causas es el bajo consumo de hierro y su pobre calidad (la de origen vegetal). Paul Lucich, jefe de nutrición de CARE Perú, remarca que el hierro es indispensable para la formación de la hemoglobina, sustancia encargada de transportar el oxígeno a todas las células del cuerpo. “En el organismo, el hierro se encuentra principalmente en la sangre, pero también en los órganos y en los músculos”, comenta.

Si bien todos necesitamos consumir alimentos ricos en hierro, es especialmente importante que lo hagan los niños menores de 3 años, ya que se encuentran en la etapa crucial del desarrollo infantil; las mujeres adolescentes, pues en este periodo inician la menstruación; y las gestantes, con el fin de prepararse para el parto.

Las consecuencias de la anemia son irreversibles

La anemia tiene diversas consecuencias negativas en la salud, tanto a nivel físico como mental. En el caso de las gestantes, aumenta las complicaciones obstétricas (hemorragia) y el riesgo de muerte para la madre y su hijo o hija; reduce la transferencia de hierro al feto, por lo que los hijos de madres anémicas tienen más probabilidades de también sufrirla; causa partos prematuros y bajo peso al nacer.

Además de esto, las consecuencias a largo plazo incluyen la afección al desarrollo psicomotor, inadecuado desarrollo cerebral, reducción de la capacidad intelectual y deterioro del estado físico. En consecuencia, muchos menores presentan problemas de aprendizaje, bajo rendimiento escolar y retraso en el crecimiento.

Prevención de la anemia: ¿Qué alimentos son ricos en hierro?

Para evitar consecuencias irreversibles, debemos prevenirla desde la gestación y en los primeros años de vida. Las futuras madres deben tener una alimentación balanceada y consumir tabletas de sulfato ferroso y ácido fólico desde las 14 semanas de embarazo. En el caso de los bebés, se debe respetar los 6 meses de lactancia materna exclusiva e iniciarla desde la primera hora del nacimiento. Posteriormente, se debe incluir alimentos ricos en hierro en la dieta diaria de niños y niñas.

Existen dos tipos de hierro: el hemínico (hem) y el no hemínico (no hem). Por un lado, el hierro hem se encuentra solo en alimentos de origen animal y es absorbido con mayor facilidad por el cuerpo, por ello, es el más recomendado. Lo podemos encontrar en el hígado, el pulmón, la sangrecita, el bazo, el pescado de carne oscura y las carnes rojas.

Por otro lado, el hierro no hem se encuentra en los alimentos de origen vegetal como las menestras (lentejas y algunos tipos de firjoles) y en hojas de color verde oscuro como las espinacas y la acelga. Este es más difícil de absorber por el cuerpo, por este motivo, necesita de alimentos con vitamina C o proteínas (como el huevo y las carnes) para mejorar su absorción.

“Mientras que aproximadamente el 25% del hierro hemínico de los alimentos se absorbe, solo el 5% del hierro no hemínico lo hace. Hay un único alimento cuyo hierro tiene un porcentaje de absorción del 50% y es la leche materna”, comenta Paul Lucich.

De igual forma, existen inhibidores que evitan que el hierro no hem sea absorbido por el cuerpo. Las bebidas como el café o el té, así como los alimentos ricos en calcio como los lácteos, son inhibidores. Esto no significa que deban dejar de consumirse por completo, solo se deben evitar junto con la comida principal.

En CARE Perú, sumamos esfuerzos para garantizar y fomentar la alimentación saludable de niñas, niños y mujeres. Por esta razón, con el apoyo de Coca Cola, hemos creado el Kit CARE, un producto que trabaja las áreas de nutrición y reactivación económica de los pequeños negocios.

El KitCARE consiste en proveer a las familias peruanas de información nutricional, recetas para el día a día y de una canasta de alimentos no perecibles, motivándolas a realizar sus compras en bodegas cercanas. Con este proyecto, contribuimos con la seguridad alimentaria de más de 800 hogares de las regiones de Arequipa, Junín, Lima y Piura; y promovemos el crecimiento de los emprendedores afectados por la coyuntura de la COVID-19.