Según el monitoreo de los Indicadores de Resultados de los Programas Presupuestales (ENDES 2020), en niñas y niños de 6 meses a 35 meses, el índice de anemia a nivel nacional es de 40.0%, mientras que el promedio de desnutrición crónica infantil en menores de 5 años es de 12.1%, cifras que evidencian la necesidad de un trabajo colaborativo y multisectorial para erradicar esta problemática.

Por esta razón, en el 2018 lanzamos el proyecto ‘Uniendo Fuerzas por la Nutrición en el Perú’, financiado por el Fondo Común del Movimiento SUN. El proyecto tiene como objetivo fortalecer las capacidades y brindar asistencia técnica a organizaciones juveniles para lograr que visibilicen en la agenda pública la importancia de la nutrición en la primera infancia, haciendo el seguimiento de los acuerdos de gobernabilidad que firmaron sus autoridades.

Las y los líderes de las organizaciones juveniles han recibido capacitaciones que les han permitido comprender las oportunidades que representan las gestantes y la primera infancia para el desarrollo sostenible de nuestro país. Con un gran compromiso por la niñez y sus comunidades, jóvenes de Lima, Pasco, Puno, Lambayeque, Madre de Dios, Piura y Moquegua luchan por combatir la anemia y la desnutrición crónica en sus regiones.

El dinamismo y la constancia de los jóvenes se encuentran presente en las diversas actividades que realizan a favor de la lucha contra la malnutrición. Es así como formaron la plataforma nacional ADN-Juvenil Perú, en el marco de las elecciones generales 2021. A través de esta plataforma realizan acciones con el fin de contribuir a colocar en la agenda del próximo Congreso de la República los temas de nutrición y seguridad alimentaria, con énfasis en la primera infancia.

En una primera etapa, teniendo como horizonte la primera vuelta electoral del 12 de abril, las y los jóvenes se dirigieron a las candidatas y candidatos al Congreso de todos los partidos políticos, exhortándolos a incluir la lucha por la malnutrición y seguridad alimentaria en la agenda parlamentaria cuando asuman el cargo público.

Además, la carta hacia un llamado a comprometerse a formar una instancia legislativa que se alinee con el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS: “Hambre Cero” y que lleve al cumplimiento de la Agenda 2030; de esta manera, se busca que el tema esté en la Agenda Legislativa permanentemente a través de un Frente o Comisión Ad hoc.

Los reportes de ADN-Juvenil Perú indican, que al menos un 40% de aspirantes a un curul parlamentario que recibieron las cartas, respondieron a su llamado. A futuro, se plantea sumar esfuerzos con las autoridades electas para que asuman acciones que fortalezcan un marco legal que fomente la alimentación saludable, y para que el Presupuesto Público considere partidas para el Programa Articulado Nutricional (PAN) y los programas sociales existentes como Qali Warma y Cuna Más.

Otra de las preocupaciones de las y los jóvenes es el incremento de la obesidad ocasionada por el sedentarismo y la carencia de información nutricional que hace que las familias opten por alimentos ultra procesados que no cubren las necesidades básicas de nutrientes.

En ese sentido, Diana Condezo, líder juvenil de ADN Juvenil Pasco, comentó: “Las familias compran alimentos baratos y poco nutritivos, la mala alimentación está llevando al incremento del sobre peso y la obesidad”.

Por su parte, Milagros Vega, líder juvenil de Lambayeque enfatiza que es necesario seguir trabajando para visibilizar el problema de malnutrición. “La Desnutrición Crónica Infantil (DCI) y la anemia en la primera infancia dejan secuelas de por vida, retrasan el crecimiento físico, y afectan el desarrollo mental durante los primeros años de vida”. Con estas afirmaciones coincidió Leodan Apaza, líder de Moquegua, quien adelantó que, para la segunda vuelta electoral, ADN Juvenil Perú, seguirá con las acciones de incidencia, esta vez con los congresistas electos. De esta manera, las y los jóvenes continuarán fomentando acciones para promover una adecuada alimentación